La autorización del Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) para la mina del oro y plata en Ixtacamaxtitlán fue suspendida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) por la existencia de un amparo a resolverse.

La suspensión se adoptó el pasado 24 de octubre con lo que queda pendiente una resolución definitiva, informó la dependencia en la plataforma en la que da cuenta del avance de los procesos.

Al respecto, la empresa Minera Gorrión S.A. de C. V., filial de la canadiense Almaden Minerales Ltd. emitió un comunicado en el que hizo un recuento de los antecedentes de ese amparo. 

Refiere que su proyecto de explotación minera queda fuera del área en la que ejidatarios iniciaron el proceso y sí involucra una concesión a la que renunció.

Detalla que aunque el Juzgado Segundo de Distrito de Puebla emitió una primera resolución, ha sido impugnada, respectivamente, por el Congreso de la Unión, el Senado, la Secretaría de Economía y la DG de Minas, así como por la empresa como tercero Interesado. 

Actualmente el caso se encuentra en manos de un Tribunal Colegiado y no existe una sentencia definitiva y la misma Semarnat solicito oficialmente información al respecto. 

Gorrión presentó el mismo 24 de octubre un documento en el que argumenta las condiciones para que el proyecto de evaluación del MIA continúe. 

"Bajo este argumento es que la empresa presentó el día 24 de octubre a la SEMARNAT un escrito con los elementos por los cuales el proceso de evaluación ambiental debería poder continuar su curso, siendo que, por un lado, la ley especifica que los procesos de evaluación ambiental deben ajustarse solamente a las formalidades de la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, sus reglamentos y las NOMs correspondientes; y, por otro, que la compañía se ha desistido de cualquier concesión minera otorgada en terrenos de mencionado ejido y ha reiterado su compromiso de no efectuar trabajo alguno en el mismo", señala. 

En el comunicado la empresa agrega que analizan medidas a tomar ante una resolución y que externan confianza en las instituciones y el estado de derecho. 

Foto: Especial