Una maestra de una comunidad indígena de Chihuahua solicitó que Javier Corral Jurado y Andrés Manuel López les envíen recursos para que los niños rarámuris tengan las condiciones básicas para estudiar.

En una publicación de Facebook, la profesora Delia Varela contó que da clases en la comunidad de Río Tuaripa, municipio de Guadalupe y CalvoChihuahua.

Afirmó que los niños rarámuri tienen que cruzar un río para asistir a clases y que como no disponen de más espacio, el salón fue habilitado como cocina y hasta dormitorio.

La maestra Delia Varela asegura que los niños prácticamente viven en el salón de clases y que permanecen lejos de su hogar y de sus padres, durante los periodos escolares.

En su cuenta de Facebook, la maestra Delia Varela publicó imágenes en las que se ve a los niños acostados en el salón de clases y otras en las que se les ve cruzando el río para llegar a la escuela.

La profesora indicó que su escuela no cuenta con luz eléctrica ni comida y afirmó que se le parte el corazón cuando ve las condiciones en las que estudian los niños.

Delia Varela solicitó que los usuarios de redes sociales compartan su publicación para que llegue hasta Andrés Manuel López Obrador y les envíen ayuda.

“Hola, soy una maestra que trabaja en una comunidad indígena rarámuri del estado de Chihuahua y me gustaría que estas fotos llegaran al señor gobernador Javier Corral Jurado, o quizá al mismo presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, o cualquier autoridad o persona que estuviera dispuesto a ayudar a estas personitas, mis alumnos, que son de escasos recursos”.

“Pues verán, les externo la situación de mi escuela y de mi comunidad. Es una comunidad aledaña de difícil acceso, a la cual, para llegar a la escuela, se tiene que cruzar un río porque no contamos con un puente. Y como ven, ante la naturaleza no se puede hacer nada. En ocasiones el río sale extremadamente grande y al momento de cruzarlo se pone en riesgo la vida de los maestros que ahí trabajamos y la familia que nos acompaña”.

“Sólo cuento con un salón, el cual me sirve como comedor, como salón de clase, y como dormitorio, debido a que los niños que estudian en esta institución son de comunidades alejadas a más de 5 o 6 horas que recorren caminando”.

“Llegan y se establecen ahí y permanecen durante los periodos escolares, sin sus padres, y los encargados de ellos somos una coordinadora de cocina y yo que somos las que estamos ahí en la escuela”.

La profesora Delia Varela contó en su publicación que los niños están descalzos, no comen tres veces al día ni tienen la ropa adecuada para el clima.

“En cuanto a la comida sólo recibimos el apoyo de tiempo completo, el cual no es suficiente, ya que los niños sólo se alimentan una vez al día. No contamos con luz eléctrica ni una placa solar”.

“Necesitamos de equipamiento de cocina, ya que no es suficiente para atender a los alumnos. Los niños andan descalzos. Sé que no es la única comunidad con carencias que, así como donde yo trabajo, hay muchos lugares que ocupan atención. Por eso les pido que compartan mi publicación para que las autoridades pongan atención a las comunidades marginadas y no sólo a las zonas urbanas”.

“También somos personas que ocupamos ayuda, niños que ocupan atención, que estudian, que necesitan vivir en un ambiente favorable para que reciban una educación de calidad. La comunidad se llama el Río Tuaripa, Mpio de Guadalupe y Calvo. UC Daniela

“Por favor hagamos una cadena compartiendo esta publicación para que llegue a las personas indicadas. Me parte el corazón esto”.

Crédito de la foto https://www.facebook.com/