Conforme los tiempos cambian los malhechores buscarán de alguna u otra forma hacer de las suyas. Algo así sucede con el transporte ilegal de droga a distintas partes del mundo, al ocupar a personas en situación vulnerable para lograr su cometido.

Caso concreto, el de una abuelita colombiana llamada Irene Mesa, quien fue detenida en el aeropuerto de dicho país con más de tres kilos de droga.

La sustancia estaba escondida en la estructura de su silla de ruedas, la cual presentaba una capa de pintura fresca y tenía un peso fuera de lo normal: nada menos que 17 kilos.

Irene se disponía volar a Madrid, pero la Policía Antinarcótica de Colombia notó algo extraño en su silla, por lo que se tuvo que someter a una exhaustiva inspección en que los agentes taladraron un orificio en uno de los tubos negros, mismo que estaba lleno de polvo blanco; resultó ser cocaína.

 

Por la minuciosa preparación de la droga dentro de la silla, el comandante de la policía de Antioquia conjeturó que se trata de una red criminal bien estructurada, por lo que detuvieron a la abuelita de 81 años y la pusieron a disposición de las autoridades. Irene negó tener conocimiento de que dicha sustancia se encontraba dentro de su silla.

 

Foto: Twitter