Alagba, la tortuga más vieja en África, murió luego de 344 años de vida debido a una breve enfermedad, como citaron los medios locales.

El secretario privado del rey de Ogbomoso informó que el longevo reptil, cuyo nombre significaba “El anciano”, fue anfitriona de muchos monarcas de este reino durante el pasado.

Además, Alagba contaba con dos miembros del personal del palacio, quienes se dedicaban exclusivamente a cuidarla. Alcanzó gran popularidad debido a que el “soun” (título monárquico) usaba sus propios recursos para atenderla.

El secretario también señaló que tanto el palacio como el sector turístico estaban de luto debido a que la visitaban personas de distintas partes del mundo. Añadió que se piensa conservar sus restos para que los turistas puedan seguir disfrutando de su presencia,

 

Foto: Captura de pantalla Twitter