Estamos acostumbrados a que la vida de las y los influencers esté llena de protagonismo, lujos y fiestas privadas, pero no siempre lo que se muestra en redes sociales es la realidad.

El caso de la influencer Lisa Li resultó ser polémico debido al estilo de vida que presumía, ya que solía posarse con ropa de diseñador y artículos envidiables, siendo que en realidad rentaba un departamento modesto a una señora a quien hacía mucho no le pagaba la renta.

La arrendadora decidió llamar a la inquilina, pero al ver que no le contestaba ni las llamadas decidió ir al departamento para buscarla.

Al ingresar al apartamento, la dueña se encontró con una escena completamente sacada de una película de Saw, ya que el piso estaba lleno de excremento de perro y basura, además de que en la cocina había comida podrida.

Ante tales condiciones, la dueña resolvió llamar a la policía, quien tomó fotos del lugar. Dichas fotos fueron exhibidas en redes sociales, a tal grado de que Lisa Li las vio, por lo que llamó inmediatamente a la arrendadora.

La joven se puso en contacto con ella y le explicó los motivos de tal desastre: resulta que Lisa ingresó al hospital y luego tuvo que salir de viaje, pero dejó a su perro solo en casa.

Lisa Li, quien cuenta con más de un millón de seguidores, tuvo que liquidar todas sus deudas.

 

Foto: Captura de pantalla Twitter