A partir de octubre, en Portugal quedará prohibida la publicidad dirigida a las pequeñas audiencias que contenga comida chatarra en su contenido, con el fin de reducir el consumo de azúcares en la región.

Esta medida pretende acabar con anuncios que promocionen galletas, chocolates, papas fritas o refrescos, lo que incluye al 90 por ciento de anuncios de cereales y al 72 por ciento de anuncios de yogurts.

Tanto televisión, radio, espectaculares y redes sociales deberán unirse a esta iniciativa señalada por la Dirección General de Salud, la cual pretende instruir a la población menor para que consuma menos grasas saturadas y productos con alto contenido de sal.

 

 

Tras hacer un recuento de los productos que dejarán de anunciarse, la lista llegó a los 2 mil 500 productos, de los cuales sólo podrán publicitarse 17 por ciento de refrigerantes, 28 por ciento de refrescos y 10 por ciento de cereales.

 

Foto: Twitter