Lunes, 26 de Agosto de 2019     |     Puebla.
Suscríbete




Cultura

¡Se cumplen 498 años de la derrota de Tenochtitlan por Hernán Cortés!

Cultura   /   
José Alberto Vázquez Benítez  |
 Martes, Agosto 13, 2019

13 de agosto de 1521. Hace casi 500 años. ¡Doña Marina no tuvo la culpa de tener…!

Y cantando lo dijo -  bien puede ser metafóricamente - Joaquín Sabina casi 500 años después…<< de tener la frente muy alta, la lengua muy larga y ¡la falda muy corta!  >> de todo eso nunca tuvo la culpa doña Marina conocida también como La Malintzi y a quien los cronistas acertadamente llamaron “La lengua’, la lengua porque ese fue su trascendental papel, al actuar como intérprete, transmitir los saludos del primer encuentro de Cortés con emisarios del imperio Azteca en tierras de Tabasco, al estar ahí presente la princesa, nacida como Malinalli, heredera del señor de los cacicazgos de Olutla y Jaltipa cerca de la Villa de Guazacualco. Vendida después a un rico señor de Tabasco. Llegó la Malintzi a ser mujer de personalidad avasalladora que ha permitido a sus biógrafos detractores y apologistas situarla en los dos extremos.

Y, fue en Tabasco después de la batalla y fundación de la Villa de Santa María de la Victoria, por la primera victoria de los hispanos en estas tierras, ahí con Jerónimo de Aguilar, español náufrago rescatado por los naturales en el río Grijalva, que hablaba el castellano y la lengua por esos lares aprendida quienes primero participaron en el entendimiento entre hispanos y los pueblos oprimidos por los señoríos aztecas.

<< trajeron un presente de oro que fueron cuatro diademas de oro, orejeras, cinco ánades, dos figuras de caras de indios, dos suelas de oro…-  nos dice el cronista Bernal Díaz del Castillo - …No es nada este presente en comparación de veinte mujeres, y entre ellas una muy excelente mujer, que se dijo Doña Marina que así se llamó después de vuelta cristiana *>>. Aprendió la lengua castellana en pocos días porque << tenía rara viveza de espíritu y algunas dotes naturales >>

Resulta importante recordar que el 13 de agosto del año de 1521 se consumó la derrota de la gran Tenochtitlan esplendorosa ciudad, de hermosas construcciones, pero quienes consumaron esta derrota, que no conquista fueron ejércitos provenientes de las repúblicas –  no eran reinados, como en esa época predominaban en Europa -  ejércitos conformados por cholultecas, huejotzingas, cempoaltecas, chinantecas,  xochimilcos, otomies, chalquences, y al mando de los Texcocanos,  el gran Ixtlilxochitl y su ejército de mexicas. A estos bravos y aguerridos contingentes se unían 600 españoles, al mando de un castellano, Hernán Cortés. Se levantaban en armas, unidos, como nunca lo habían hecho, atendiendo a la estrategia del barbado hombre de ojos azules.

Por ello, “Juzgar al pasado con ojos del presente es una barbaridad” sentencia de manera enérgica el académico Arturo Pérez Reverte. “La hipocresía anglosajona nos ha reprochado lo que hicimos en América, cuando ellos aniquilaron a los indios” …” Acaba uno harto de que la historia …con tantas luces y sombras, como la de cualquier otro país, se haya convertido en el tiro al blanco de todos los demagogos, oportunistas, y golfos…Ya parece un concurso para ver quien escupe más fuerte y más lejos”.  Se quiere, se pretende ahora juzgar cosas que, quizá se hubiesen pergeñado ayer.

Indiscutiblemente, que lo ocurrido cambió la historia del mundo y muy a pesar de que hay muchas cosas “oscuras”, es mil veces preferible y loable quedarse con las cosas que perduran; la lengua, el mestizaje, las universidades. Y quien éstas líneas teclea, escuché decir a mi padre, “de lo que trajeron los españoles, me quedo con la religión, la fiesta de los toros y el Vino”.

Quedan pues, amigos lectores a echar una buena zambullida en los libros, - mucho papel y tinta - para un buen desmenuzamiento de lo que sobre el tema se han escrito. Se trata de anacronismos que deben ser borrados…

Adendum.

Resulta importante recordar que en el año de 1836 el 28 de diciembre, España reconoció la Independencia de México y en el TRATADO DEFINITIVO DE PAZ Y AMISTAD respectivo se declaraba: << Habrá total olvido de lo pasado >> con ello se invitaba a no guardar rencor ni odio, como bien dice el dicho nuestro “borrón y cuenta nueva”. Por ello el absurdo reclamo dado por el actual gobierno resultó ser Cuestión de ardidos, gente que no puede superar sus complejos y utilizan una jeringonza sin sentido, sin fundamento histórico, ese perdón ya se dio, ya lo  superamos ya lo pactamos; escrito y firmado quedó.

Los ejércitos que Unidos, lograron la derrota de Tenochtitlan

Del brazo de quien era su”lengua” la Malintzi, a la entrada en su primera visita a la gran Tenochtitlan

Don Hernán Cortés, capitán general de los conquistadores

Crítica y reclamo anacrónico e improcedentes de parte de sus Majestades imperiales

   


Visitas:


Encuesta