Donald Trump pidió al pueblo norteamericano condenar el supremacismo blanco y el racismo que ha provocado masacres.

El sábado 3 de agosto, un sujeto identificado como Patrick Crusius entró en una tienda Walmart y asesinó a 20 personas, de las cuales 7 eran mexicanas.

En Dayton, Ohio, un sujeto identificado como Connor Betts abrió fuego frente al bar Ned Peppers y asesinó a 9 personas y dejó 27 heridos. Durante un enfrentamiento, los policías norteamericanos mataron a Connor Betts.

Donald Trump indicó que Estados Unidos debe condenar con una sola voz el racismo y el fanatismo, porque el odio no debe tener lugar en su territorio.

“El atacante de El Paso publicó un manifiesto en internet consumido por el odio racista. Y con una voz, nuestra nación debe condenar el racismo, el fanatismo y la supremacía blanca. Estas ideologías siniestras deben ser derrotadas”.

“El odio no tiene lugar en Estados Unidos. El odio deforma la mente, devasta el corazón y devora el alma”.

Donald Trump aseguró que los ataques que ocurrieron en Texas y Ohio son nefastos y crímenes contra la humanidad.

“(Son) ataques nefastos (y) crímenes contra toda la humanidad. Son la enfermedad mental y el odio los que jalan el gatillo, no la pistola”.

Donald Trump planteó que republicanos y demócratas unan sus fuerzas para endurecer la venta de armas.

Adelantó que para vender armas se deberían verificar los antecedentes de los ciudadanos de una manera sólida y sugirió que su propuesta se podría unir con una reforma migratoria.

“Los republicanos y los demócratas deben unirse y obtener verificaciones de antecedentes sólidas, quizás uniendo esta legislación con una reforma migratoria que se necesita desesperadamente”.

Crédito de la foto La Vanguardia