El PT y su candidato a la alcaldía de Ahuazotepec, Alfredo Ramírez Hernández, demandaron al TEPJF anular la elección municipal por los hechos violentos el día de la jornada electoral del 2 de junio.

Con un juicio de revisión constitucional, los miembros de la coalición Juntos Haremos Historia Pretenden invalidar los resultados y la constancia de mayoría a favor de Juan Daniel Ramírez, del PRI.

El miércoles presentaron su recurso ante la sala superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) con la exigencia de que ordene otra elección extraordinaria.

Solicitan revocar la sentencia emitida por la regional Ciudad de México, en la cual avaló los comicios de este año y declaró vencedor al PRI.

El recurso se encuentra radicado en el expediente SUP-JRC-32/2019 y su resolución estará a cargo del magistrado Felipe de la Mata Pizaña.

El PT y su candidato aducen que carece de legitimidad la victoria de Daniel Ramírez porque la noche del 2 de junio un grupo armado robó urnas y en el acto fueron asesinados dos policías municipales.

La semana pasada la sala regional determinó que los actos de violencia no influyeron en los resultados porque ocurrieron horas después del cierre de casillas.

Incluso ya se habían contado los votos y asentado los resultados en las actas de escrutinio que se repartieron a los representantes de los partidos políticos.

Aún con el robo de urnas, que posteriormente se recuperaron, las cifras de las actas no se alteraron y por eso se consideró que eran suficientes para validar la elección.

En busca de otras elecciones

La demanda de otra elección en Ahuazotepec se suma a la de Tepeojuma, donde la sala Ciudad de México decidió anular el triunfo de Manuel Gil García, postulado por la coalición Juntos Haremos Historia.

En ese municipio la nulidad la reclamó el PRI, acusando coacción del voto y parcialidad de servidores públicos a favor del candidato de Morena, PT, PVEM y PES.

Los actos denunciados se acreditaron y se declaró otra elección extraordinaria, decisión que PT y PES impugnaron y ahora la sala superior es la que decidirá el futuro de los municipios.

Las elecciones del 2 de junio se derivaron de la anulación de las del 1 de julio del año pasado, que el TEPJF invalidó por hechos violentos durante la jornada electoral y los cómputos distritales.

Foto Agencia Enfoque