Tras la explosión de un tanque estacionario que cobró la vida de un repartidor de gas y dejó gravemente herida a una mujer de 56 años de edad, en la colonia El Águila, la Fiscalía de Puebla ya indaga la propiedad de la pipa de gas que aquella mañana prestaba el servicio en el domicilio afectado.

Fuentes cercanas a la FGE agregaron que el compañero del hoy occiso también es investigado ya que el día del siniestro dejó sola a la víctima mortal y escapó de la zona a bordo de la pipa que prestaba el servicio.

Mientras tanto, Enrique Daniel de 29 años de edad, trabajador de Gas Uno, ya fue sepultado por sus familiares, quienes, a decir de las fuentes consultadas, han mantenido diversas pláticas con el personal de la Fiscalía del Estado.

La mañana del pasado lunes, una pipa de gas realizaba la carga de un tanque estacionario en una vivienda ubicada sobre la avenida 21 Poniente, entre 21 y 23 Sur. Aparentemente, un daño en la manguera derivó en una fuga de gas que alcanzó las llamas de un boiler, desencadenándose así una explosión.

El estallido alcanzó a dos vecinos, madre e hija, a uno de los repartidores de gas y dos perros. El trabajador de Gas Uno y la dueña del inmueble, Laura, de 56 años, requirieron de traslado al hospital de Traumatología y Ortopedia del IMSS, donde tiempo después Enrique Daniel murió ante la gravedad de las quemaduras. En tanto, a decir de fuentes extraoficiales, Laura permanece bajo observación de los médicos sin presentar mejoría alguna.