Ricardo Iker fue vinculado a proceso este día por un juez de control por el delito de feminicidio, cometido en agravio de Ingrid Aremis Guevara Aguirre, estudiante de psicología de la BUAP, asesinada el pasado 12 de mayo en San Andrés Cholula.

A diferencia de como ocurrió en la primera audiencia, cuando no hubo familiares de ninguna de las partes, en esta ocasión acudió Ingrid Rubí Aguirre, madre de la joven, quien escuchó de viva voz cómo el juez de control dictó el auto de vinculación a proceso contra el presunto feminicida.

Durante la audiencia el juez de control consideró que había  elementos suficientes para vincularlo a proceso, por lo que otorgó seis meses más para que tanto la Fiscalía General del Estado, como la defensa de Ricardo Iker, pueda reunir evidencia que los ayude a sustentar sus hipótesis del caso.

Mientras esto ocurre, Ricardo Iker deberá de permanecer internado en el Cereso de San Pedro Cholula como medida cautelar de prisión preventiva oficiosa, ya que el delito de feminicidio está considerado como aquellos en que debe imponerse la privación de la libertad al imputado.

Fue el 12 de mayo cuando, presuntamente, Ricardo Iker brincó las bardas del fraccionamiento Allegro para esperar a a Ingrid Aremis, con quién había sostenido una pelea en el bar Capital Night Club, en donde ambos se conocieron y donde la joven aún laboraba.

Debido a que ella lo dejó pasar a su casa porque hacía frío, el hombre ingresó y durmió en el sillón sin embargo en algún momento de la mañana se despertó y atacó a Ingrid, estrangulándola y abandonando su cuerpo en el sillón del departamento donde lo cubrió con una cobija.

Fue por la tarde cuando Mariana, una de las jóvenes que vivía en el departamento, encontró el cuerpo de Ingrid luego de que varios de sus amigos trataron de contactarla pero ella no respondía el celular.