José Narro Robles, aspirante a la presidencia nacional del PRI, indicó que no está de acuerdo con la propuesta de expulsar del partido a Enrique Peña Nieto.

Afirmó que se viven tiempos de unidad y que todos los militantes caben dentro del Partido Revolucionario Institucional.

No estoy de acuerdo. Estoy convencido que estos tienen que ser tiempos de unidad, todos cabemos dentro del partido. Y por supuesto, lo digo con toda claridad y contundencia, no estoy de acuerdo”.

José Narro Robles indicó que en el PRI deben estar quienes cumplan con los estatutos y los que le aporten valores y ética al partido.

Aseguró que desea convertirse en el presidente nacional del PRI porque cree en la política y en la democracia.

“He tomado la decisión de participar precisamente porque creo en la política, la democracia y las instituciones democráticas”.

Descartó que sostenga un enfrentamiento con Andrés Manuel López Obrador y precisó que si hubo un intercambio de acusaciones durante la campaña, ahora se viven otros tiempos.

“No hay nada personal. Se trata de procesos que se dan durante las campañas políticas. Entiendo perfectamente los momentos y estoy seguro que como en el pasado hubo una condición de respeto, yo hago lo mismo”.

Exigen expulsar del PRI a Enrique Peña Nieto

El domingo 3 de marzo, militantes del PRI pidieron a Claudia Ruiz Massieu que expulse al ex presidente Enrique Peña Nieto.

Un grupo de priístas que se autonombra Democracia Interna, afirmó que Enrique Peña Nieto le causó daño al PRI y que es el responsable de laderrota que sufrieron el 1 de julio de 2018.

Indicaron que la corrupción que se vivió durante la administración de Enrique Peña Nieto lo convirtió en el presidente con menos aprobación.

Reconocieron que el PRI intenta democratizarse y que decidió abrir la elección de su presidente nacional, pero criticaron que en la misma sesión se haya propuesto que Enrique Peña Nieto fuera consejero político nacional.

“En contraste y en sentido contrario a las demandas de la militancia, se propuso a Enrique Peña Nieto como consejero nacional. Que quede claro, Peña no sólo no puede ser consejero político, sino que debe ser expulsado del partido por el inmenso daño que le causó, llevándolo del triunfo del 2012 a la peor derrota de su historia en el 2018”.

Precisaron que varios de los gobernadores que él apoyó se encuentran encarcelados y algunos otros prófugos.

“Una y otra vez se ha señalado el desprestigio que le ocasionaron al PRI la corrupción de destacados militantes, como el mismo Peña, algunos miembros de su gabinete y los gobernadores cuyas candidaturas impulsó él; unos hoy están encarcelados, algún otro prófugo y otros más aún al frente de sus entidades. El primer priísta, nadie lo duda, tuvo mano en las decisiones del partido en los seis largos años de su gobierno”.

Foto: Twitter @JoseNarroR