Pablo Larios perdió la vida a los 58 años de edad, pero deja un legado difícil de olvidar entre quienes lo vieron defender una portería, ya fuera de un club o de la selección nacional.

Arriesgar, volar y dar seguridad a sus compañeros, por eso se le conoció como “el arquero de la selva””, se dice en un video de Milenio sobre Pablo Larios.

Jugar futbol para mí siempre ha sido un privilegio, un gusto, una fantasía, algo hermoso que se medio”, expresó el deportista, quien presumió ser el único portero mexicano en jugar el quinto partido de un mundial de futbol.

Debutó en Zacatepec, para después emigrar a Cruz Azul, Puebla y Toros Neza. Pero tras retirarse de las canchas vivió problemas duros, como las drogas.

Droga, afortunadamente estoy libre, estoy limpio, estoy bien, ahora me han servido y me van a servir toda la vida”, expresó en la última entrevista que le concedió a Milenio.

Larios contó que su experiencia le sirvió para ayudar a la gente que enfrentó los mismos problemas.

 

 

 

En la última entrevista concedida a e-consulta.com en 2017, Larios Iwasaki habló de jugadores que vestían la camiseta del Puebla y cómo la debían sentir.

Foto Twitter / Pablo Larios