Aunque algunos médicos recomiendan el consumo de pequeñas dosis de ácido acetilsalicílico, conocido en el mercado como Aspirina, a pacientes que han padecido eventos cerebrovasculares o infartos, en personas sanas podría provocar hemorragias internas, debido a su efecto adelgazador de la sangre.

La Aspirina facilita la fluidez de la sangre, previniendo que pacientes con predisposición a desarrollar coágulos en las arterias los padezcan, sin embargo, el consumo de este medicamento no está recomendado para personas sin estas afecciones, ya que la sangre fina podría provocar hemorragias.

De acuerdo con la revista Journal of The American Association, las personas a quienes nos les ha sido indicado el consumo diario de Aspirina deben evitarlo, ya que lejos de prevenir, podrían estarse provocando daño.

“Para las personas sanas, los bajos beneficios de la Aspirina para prevenir eventos cerebrovasculares y ataques cardiacos tienen una contraparte en un mayor riesgo de sangrado” asegura en la publicación Jane Armitage, profesora de la Universidad de Oxford.

Por lo anterior, el consumo diario de aspirina debe ocurrir solo si un médico lo ha indicado, ya que cada organismo procesa de manera distinta los componentes del medicamento.

La publicación también apunta que para evitar afecciones relacionadas con coagulos sanguíneos lo más recomendable es evitar el abuso de grasas y de tabaco, así como controlar los niveles de colesterol en la sangre y hacer ejercicio regularmente.

Foto: matiassanmartin.com