Una vez que el Ejecutivo vetó la abrogación de la llamada Ley Bala y la reforma a la Ley Orgánica de la Fiscalía General del Estado para el nombramiento de su titular, el secretario General de Gobierno, Diódoro Carrasco Altamirano, aseguró que no se trata de un revanchismo político en contra del Poder Legislativo.

En entrevista, Carrasco Altamirano indicó que respeta el trabajo hecho por los legisladores del Congreso del Estado, sin embargo recalcó que no entrará en una discusión con el Legislativo ya que el gobierno estatal está en su derecho de hacer las observaciones necesarias que de detecte a las reformas legislativas dentro del lapso de 15 días.

"Lo hace (el Ejecutivo) con absoluto respeto a la soberanía y facultades del Congreso del Estado, no se quiere discutir con nadie, simplemente se hace cuidando la institucionalidad en la aplicación de lo que el Congreso aprueba o abroga y se están haciendo las observaciones", sostuvo el secretario general de Gobierno.

Detalló que además las observaciones que se están haciendo son dos: en el caso de la abrogación de la Ley para Proteger los Derechos Humanos y que regula el uso de la fuerza pública por parte de los elementos de las Instituciones Policiales del Estado de Puebla, conocida como la Ley Bala, se pide crear una figura que la sustituya para no dejar un vacío.

Mientras que en lo que hace a la reforma del artículo 16 de la Ley Orgánica de la Fiscalía General del Estado, destacó que la ley no será retroactiva, motivo por el cual no aplicaría a la licencia de Víctor Carrancá Bourget que permitió la llegada de Gilberto Higuera Bernal, por lo que el Congreso del Estado seguiría sin facultades para elegir a alguien distinto.