Con el aval de 34 diputados, el Congreso del Estado facultó al titular de la Secretaría General de Gobierno (SGG) para que designe, sin mediación del Consejo de Notarios, a los interventores que vigilarán los procesos administrativos de las notarías sobre las que existan quejas.

La reforma a la Ley del Notariado fue propuesta por el gobernador Antonio Gali Fayad e incluye un cambio al artículo 177 y su fracción I,  en donde se describe que el responsable de la SGG se encargará de elegir a la persona que actuará como interventor, y que éste deberá contar con la patente de aspirante al ejercicio del notariado.

En las disposiciones que se validaron también se precisa que el interventor se encargará de todos los procesos administrativos que tenía como responsabilidad el notario titular del despacho.

"En los casos en que existan quejas reiteradas contra un notario por hechos que pudieran constituir alguna de las faltas establecidas en el artículo 175 de esta ley, o cuando de la práctica de visitas resulten varios hechos que pudieran constituir tales faltas, el Secretario General de Gobierno podrá ordenar por escrito la intervención de la Notaría, designando a un interventor que asuma el control administrativo de esta", expresa al reforma aprobada al artículo 177.

De las características que deberá cumplir el interventor, se expresa en la fracción I de este numeral que: el interventor deberá ser un abogado o licenciado en derecho con patente de aspirante al ejercicio del notariado, expedida y registrada en términos de esta Ley, el cual percibirá del Notario intervenido la remuneración que establezca el arancel previsto por esta Ley".

Destaca que con esta nueva disposición aprobada por el legislativo, perfiles ligados al ex gobernador Rafael Moreno Valle son los que cuentan con la patente de aspirante, ya que  participaron en el proceso de selección y designación de notarías que se realizó en la recta final de la gestión del panista.

[relativa1]

[relativa2]