Sita Meena, una chef británica de 33 años pasó 8 meses creyendo que el crecimiento de su barriga se debía a problemas gastrointestinales causados por su intolerancia al gluten, sin embargo, su aumento de peso era a causa del embarazo de 33 semanas que tenía.

Según declaraciones a medios locales, Meena había estado tomando píldoras anticonceptivas durante 10 años, por lo que lo último que esperaba tener era un embarazo, además de que fue su propio médico el que le dijo que la hinchazón de su estómago era debido a sus problemas gastrintestinales.

Pero como su barriga no paraba de crecer, la joven decidió hacerse un test casero de embarazo, el cual salió positivo. Posteriormente le avisó a Tony, su novio, quien tomó la noticia con alegría.

Meena dijo que la noticia la sorprendió mucho, porque nunca presentó síntomas, además de que declaró no haber llevado una vida saludable durante su periodo de gestación "A veces no regresábamos a casa hasta las 3:00, después de tomar unas copas" dijo.

A un mes de haberse dado cuenta de que en su panza había un bebé y no problemas con su intestino, Sita dio a luz a un saludable bebé de 3.2 kilos.

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]