Uno de los sujetos acusados de haber asesinado a los estudiantes de cine de la Universidad de Medios Audiovisuales, le contó a la Fiscalía de Jalisco la forma en que asesinaron a los 3 muchachos.

El sujeto, identificado como Gerardo o Eduardo Geovani N, alias El Cochi, reveló que él y otros sicarios tenían la encomienda de vigilar una casa a la que podría llegar Diego N, alias El Diego, uno de los enemigos del Cártel de Jalisco Nueva Generación.

Las señas que les dieron sus jefes fueron que se trataba de un sujeto bajo de estatura, güero y medio calvo.

El Cochi les dijo a las autoridades que el 19 de marzo acorralaron a los estudiantes cuando viajaban en un automóvil, porque creyeron que uno de ellos era el sujeto que tenían que capturar.

“Entre El Fierros y El Pimpollo agarraron a (Javier Salomón) un muchacho alto, gordo, barbón, pelirrojo, cara redonda, expansores en las orejas, traía un gorrito tipo vini en la cabeza”.

“Empezamos a platicar con Javier sobre si él era Diego y qué hacía, quién era. Nos dijo que era estudiante de cine y que estaba haciendo un documental”.

En una nota que publica el porta de Radio Formula se indica que el sicario reveló que El Grillo y El Canzón torturaron al muchacho y que se pusieron de acuerdo para deshacerse del cuerpo.

“Alrededor de las 00:30 minutos me marcó Canzón, me dijo: se nos fue el muchacho Javier, y me dijo que lo iban a pasar para hacerlo agua”.

En el argot de los sicarios, hacer agua un cuerpo, significa disolverlos en ácido.

Las autoridades presumen que a los jóvenes les colocaron una soga en el cuello y que como si se tratará de un torniquete, con un tubo el fueron dando vueltas hasta que los asfixiaron.

Un sujeto identificado como Christian Omar Palma Gutiérrez le dijo a la Fiscalía de Jalisco que disolvió en ácido los cuerpos de los 3 estudiantes de cine de la Universidad de Medios Audiovisuales.

El miércoles 25 de abril el rapero Christian Omar Palma Gutiérrez, conocido como QBA, aceptó que ya había disuelto en ácido los cuerpos de dos personas más, antes de que le entregaran los cadáveres de los 3 estudiantes de cine.

El rapero Christian Omar Palma Gutiérrez aceptó que disolvió dos cuerpos en ácido en la finca de la calle Amapola, en la colonia Prados Coyula, Tonalá, Jalisco.

El sujeto, de 20 años de edad, confesó que el Cártel Jalisco Nueva Generación le daba un sueldo de 3 mil pesos semanales por trabajar como halcón y disolver cuerpos en ácido.

Christian Omar Palma Gutiérrez les dijo a las autoridades que disolvió los cuerpos de los jóvenes porque el Cártel Jalisco Nueva Generación le daba un bueno sueldo.

Crédito de la foto El Financiero