La joven venezolana Génesis Ulyannis Gibson Jaimes, que fue reportada como desaparecida en Puebla el pasado jueves 16 de noviembre, fue hallada sin vida desde la tarde del viernes en una habitación de hotel en la delegación Venustiano Carranza en la Ciudad de México, pero la madre de la joven aún no ha podido identificar el cadáver.

Empleados del hotel Platino, localizado en la colonia Felipe Ángeles de la capital del país, reportaron que en la habitación 107 estaba el cadáver desnudo, maniatado, amordazado y con lesiones en el cuello de una joven.

Según con los registros del hotel, dicha habitación fue ocupada por la víctima y un hombre de nombre Omar, los cuales ingresaron al filo de las 22:25 horas del jueves y debían entregar la habitación al mediodía del día siguiente, pero esto no ocurrió, por lo que el personal entró y encontró el cuerpo, según publicó El Universal.

[relativa1]

La Fiscalía General de Puebla confirmó que el cadáver corresponde al de Génesis Ulyannis Gibson Jaimes, por lo que apoyará a las autoridades capitalinas que ahora tienen el caso.

La víctima localizada en la Ciudad de México tenía como características al menos dos tatuajes, uno en la mano izquierda con el nombre “Nicolle” y otro en la oreja que dice “Arianis”, coincidentes con la descripción dada por la mamá de la joven a las autoridades poblanas en la carpeta de investigación 18808/2017/ZC.

Génesis también tenía un tatuaje con la forma de una rosa en tinta verde y roja del lado izquierdo de la pelvis.

La madre de Génesis indicó que el último contacto que tuvo con ella fue el jueves a las 21 horas.

La joven es de nacionalidad venezolana sin embargo, desde hace casi tres años radicaba en la ciudad de Querétaro, México, en donde se dedicaba entre otras cosas a brindar el servicio de acompañante (scort), actividad por la que el pasado jueves viajó a Puebla en donde se encontraría con un hombre.

La mamá de Génesis supo que su hija se hospedaría en el motel Punta Palmas ubicado en la 10 Poniente esquina con la Diagonal Defensores de la República en la ciudad de Puebla, hasta donde se trasladó el viernes tras no poder contactar a su hija durante toda la noche, pues su celular estaba apagado y lo último que sabía es que iba a salir a cenar con el hombre que vería.

Al ser Puebla el último lugar donde se sabía que Génesis estaría y en dónde se confirmó su estancia por empleados del motel, se inició la denuncia por desaparición ante la Fiscalía General del Estado (FGE), la cual realizó incluso diligencias en la habitación que la joven rentó sin encontrar indicios de violencia, fluidos o manchas hemáticas.

La mamá de Génesis se trasladó a la Ciudad de México en espera de que el personal de los Servicios Médicos Forenses le permitan identificar el cuerpo hallado el viernes en el hotel de la delegación Venustiano Carranza, para así confirmar formalmente que se trata de su hija.