La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en Puebla suma hasta el momento tres denuncias de estudiantes contra salones de eventos sociales que han incumplido con lo estipulado en los contratos para la organización de fiestas con motivo del fin de cursos.

El delegado de la dependencia federal, Alejandro García Mendoza informó que una de las denuncias fue presentada por un grupo de alumnos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), aunque reservó el nombre del salón social implicado.

En entrevista, detalló que aquellos salones, joyerías, tiendas de ropa y demás establecimientos que incumplan con las cláusulas del contrato podrían hacerse acreedores a una sanción económica de hasta un millón de pesos, o en algunos casos hasta la clausura definitiva de los negocios.

“La clausura se contempla como medida precautoria pero es la última instancia, generalmente nosotros hacemos suspensión de actividad comercial. Todos los salones, por ley, deben tener su contrato de adhesión registrado en Profeco; si no lo tienen, acudan a la delegación para que los asesoremos”, dijo.

García Mendoza agregó que después del fin de cursos, la Profeco se aboca a hacer una revisión de las casas de empeño porque los padres de familia tienden a quedar “desgastados” y recurrir al empeño de sus prendas en estas tiendas.