La historia de Tori Jenkins, una joven de Tennessee (Estados Unidos), ha causado gran revuelo en redes sociales, luego de que su prometido compartiera la historia que la dejo avergonzada y que la hiciera llorar.

Según Huffington Post, la mujer estaba en una piscina comunitaria usando un traje de baño cuando los responsables del recinto le pidieron que se pusiera otro o que usara unos pantalones cortos porque parecía “una tanga” y su cuerpo “era inapropiado”, ya que había niños en el lugar.

Tyler, el prometido de Tori, contó a través de Facebook lo ocurrido: a ella le dijeron que “su cuerpo, al estar moldeado con más curvas que otros, era demasiado inapropiado para los niños que había por allí”.

“Tori decidió ir a la oficina. [...] Allí, una mujer insistió en que le dejara hacerle fotos para mostrar lo inapropiado que era su bañador y le dijo que se mirara al espejo”, escribió Tyler.

Un traje de baño normal cubre todo el culo”, es uno de los comentarios que recibió la chica por parte de los responsables de la piscina.

Hoy, mi prometida me ha dicho que ella es menos importante que lo que los hombres puedan sentir sobre ella. Yo nunca haría sentir a una mujer menos de lo que vale por su ropa o por cómo está”, contó el hombre en la red social.

Nunca he visto a mi prometida avergonzarse hasta tal punto de no poder mirar a la cara a sus mejores amigos. Nunca la he visto llorar como lo ha hecho hoy en nuestro apartamento. Todo por culpa de algunos ignorantes idiotas que piensan que pueden controlar el tamaño y la forma de su cuerpo. Nunca he visto a una mujer ser tan poco respetada”, agregó.

Según las declaraciones de un portavoz de la urbanización, recogidas por medios locales, varios residentes se quejaron del bañador y los responsables le pidieron que se envolviera una toalla.

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]