Para muchos fue una gran sorpresa que Diego Fernández de Jáuregui, de 12 años, llegara a la final de MasterChef Junior y fue mayor su sorpresa que fuera el ganador superando al favorito Emiliano y a Rebekah.

El pequeño de Querétaro ya tiene claro qué hará con el premio de un millón de pesos que le dieron por ser el triunfador del reality de Tv Azteca: pondrá un negocio y pagará sus estudios.

Pienso poner un camión de comida e irme a estudiar (gastronomía) a varios países, porque ése es mi sueño y lo quiero cumplir. Quiero mi propio restaurante para que yo pueda cocinar todos los días o cada fin de semana algo que a mí me guste, que no sólo sea algo por obligación”, cuenta.

Sobre la final, el niño dijo que no fue fácil e incluso llegó a pensar que no ganaría. Cuando se encontraba preparando el postre con el que cerraría su participación en MasterChef Junior sufrió unas leves quemaduras en las manos, ya que sus tartas aún estaban calientes en el momento de emplatar, lo que le costó lágrimas.

Fue una final con accidentes pero también muy reñida porque tuve una dura competencia, que era Emiliano y Rebekah, la tenía súper difícil, pero mi reto era sorprender al chef Jorge Vallejo, porque era el invitado y alguien súper importante”, contó.

Yo pensé que iba a ganar Rebekah o Emiliano, porque a él no le fue tan mal y a ella tampoco, además era un sobre como rosita con morado, entonces dije: -lo va a ganar una niña-. Nadie se debe de sentir triste porque todos dimos nuestro mejor esfuerzo”, agregó.

Diego recuerda con cariño a los otros dos finalistas, de quienes recibió felicitaciones y buenos deseos al coronarse el ganador.

Lo que me llevó a la final fue la perseverancia, la verdad quiero felicitar a mis compañeros porque hicieron su mejor esfuerzo”, expresó Diego.

Con información de Debate

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]