Al grito de '¡Muera Trump!' la figura del presidente de Estados Unidos se hizo cachitos en la tradicional quema de Judas del Barrio del Artista.

La decena de piezas que se encendieron incluyeron como desde hace 75 años a políticos de todos niveles, mexicanos exitosos y hasta a organizadores, pero el republicano de nombre Donald fue el que desató más emociones.

Su política migratoria que ha afectado a mexicanos, así como la postura que ha tomado hacia los conflictos en Medio Oriente, le pusieron como uno de los favoritos en la lista para quedar en cachitos.

"Desde antes de que fuera presidente se habla de él y más mal que bien, desde antes la gente estaba a la expectativa y ahorita es uno de los más malos, se le conoce no por lo bueno", explicó Bruno Francisco Ponce Fernández, secretario general del Barrio del Artista.

Dado que al presidente del país vecino se le considera desde años anteriores para contender en las elecciones estadounidenses, explicó el también artista, Trump se ha convertido en uno de los más expuestos.

Quien también apareció en un judas al lado de otros políticos poblanos, con todo y que ya dejó la gubernatura hace dos meses y medio, fue Rafael Moreno Valle quien además protagonizó la quema durante su sexenio.

Además de exhibir a las figuras públicas con las quemas, agregó Ponce Fernández, esta tradición permite preservar los conocimientos de los artistas de la pólvora de la región.

Dado que el suyo es un barrio de vocación artística, agregó, con frecuencia sé cree que son ellos los creadores, sin embargo las piezas son de  especialistas tlaxcaltecas.

"Contratamos a gente muy especializada para que haga estos muñecos porque se ve muy fácil pero no, deben calcular exactamente el tipo de pólvora para el efecto que va a dar", dijo.

En promedio cada pieza que se explota puede alcanzar un costo de mil pesos y cada Sábado de Gloria ofrecen innovaciones tecnológicas y en su diseño que, aseguran organizadores, les hacen diferentes.

[relativa1]

[relativa2]