El rector de la Universidad Anáhuac Puebla, José Mata Temoltzin, explicó que la degradación social y la operen personas que roban combustible de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), conocidos como huachicoleros o chupaductos, y que sean defendidos por los propios pobladores y hasta protegidos por policías.

Resaltó que el robo a ductos pone en riesgo a toda la población porque aumenta la inseguridad y genera una economía ilegal que se traduce en mayores problemas de violencia.

En entrevista, Mata Temoltzin comentó que el problema del robo de hidrocarburo es complejo y se requiere una estrategia coordinada entre todos los niveles de gobierno y en una atención a los problemas de pobreza que padece la población.

Para el rector, el robo de hidrocarburo, está en crecimiento por la falta de autoridad, espacio que es ocupado por el crimen organizado.

“A prácticamente 200 kilómetros de la capital del país se está presentando el robo a ductos sin que se aprecien acciones concretas. Vemos un caldo de cultivo perfecto: hay una degradación social; la propia comunidad defiende al delincuente, en gran medida porque no hay autoridad. Hay una degradación moral muy importante”, comentó.

Mata Temolzin resaltó que la sociedad pide una mayor firmeza y contundencia de las acciones de los tres niveles de gobierno contra el robo a ductos de la paraestatal.

Al mismo tiempo, el rector de la Universidad Anáhuac Puebla llamó a los legisladores federales y locales a implementar estrategias para armonizar las leyes que permita una mayor coordinación contra los llamados “huachicoleros”.

“Me parece que no podemos perder más tiempo. Se requiere una armonización de las leyes para que todos los niveles puedan contrarrestar y cuenten con facultades para detener el robo de combustible. No se debe escatimar ningún apoyo, ningún esfuerzo contra la delincuencia y a favor de la seguridad de los poblanos”, finalizó.