El Congreso del Estado inició un proceso de determinación de responsabilidades por presuntas irregularidades en contra del ex edil de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, que suman 400 millones de pesos en su cuenta pública 2013, e inició un proceso de destitución del cargo en contra de la alcaldesa de Tehuacán, Ernestina Fernández Méndez.

Con 26 votos a favornueve en contra, una abstención y una excusa, los diputados aprobaron el proceso administrativo contra el ex edil de Puebla capital, en medio de acusaciones de una supuesta persecución política.

Diputada del PRD defiende de Rivera

En tribuna, Socorro Quezada Tiempo, diputada local del PRD, acusó una persecución política en contra de Rivera Pérez, al tiempo de afirmar que el Congreso del Estado se convirtió en una “Santa Inquisición”.

“La persecución comenzó después de esa luna de miel con Moreno Valle. Lo que más lamento es el ánimo persecutorio para los que pensamos diferente”.

[relativa1]

Montiel afirma que la ASE carece de facultades

Por su parte, Pablo Montiel Solana, secretario de Gobernación en el trienio de Rivera, acusó que la Auditoría Superior del Estado (ASE) carece de facultades para revisar recursos de origen federal, por lo que propuso que el dictamen se regresara a la Comisión Inspectora.

“La revisión de los recursos federales son responsabilidad del Congreso de la Unión. Los dictámenes que se someten a consideración de este pleno carecen de fundamento. Solicito a la Mesa Directiva que los dictámenes sean devueltos a la Inspectora para el análisis de competencias”.

Recordó que en 2009 la Auditoría Superior de la Federación firmó un convenio con el Congreso local para auditar recursos federales lo que no sucede en este caso.

Al final se inició el procedimiento con 26 votos a favornueve en contra (de los diputados del PRI y Julián Peña Hidalgo de MC) y una abstención se aprobó el inicio del procedimiento de determinación de responsabilidades en contra del ex edil de extracción panista.

El PRI se lava las manos respecto de Ernestina Fernández

Aunque los legisladores del PRI votaron en contra de la destitución de Ernestina Fernández, Silvia Tanús Osorio, afirmó que no pueden “defender lo indefendible”, por lo que es responsabilidad de la alcaldesa demostrar que no incurrió en anomalías.

“No podemos defender lo que no tengan defensa. Que tengan facilidad lo que compete. Si no cumple, no estamos obligados”, expuso

Por su parte, Socorro Quezada subió a tribuna para recordarle a los diputados morenovallistas que los “carniceros de hoy serán las reses de mañana”.

[relativa2]