La Secretaria de Relaciones Exteriores despidió a Andrés Roemer Slomianski por haber revelado que México votaría a favor de preservar el patrimonio cultural y religioso en Jerusalén Oriental.

La postura de México provocó una reacción del gobierno de Israel, que consideró que el gobierno mexicano ignora el vínculo entre el judaísmo y la Explanada de las Mezquitas, es decir, el Monte del Templo para los judíos y la Mezquita de Al Aqsa para los musulmanes.

Siete países árabes presentaron ante la UNESCO una resolución para preservar un área sagrada de Jerusalén, pero nombran la zona del Monte del Templo como Haram al Sharif, tal como la llaman los musulmanes.

En su texto, los árabes no hicieron ninguna referencia al vínculo histórico que tiene el lugar con los judíos, pese a que existen evidencias históricas de que el sitio es sagrado para ellos, desde antes de que apareciera el islam.

Andrés Roemer Slomianski, era titular de la Representación Permanente de México ante la UNESCO, y reveló a los representantes de otros países el sentido en el que votaría nuestro país.

La cancillería mexicana anunció ayer que México cambiaría el sentido de su voto y que se abstendría, pero el organismo no aceptó la abstención.

La Secretaría de Relaciones Exteriores advirtió que el Órgano Interno de Control comenzará una investigación y que si encuentra fallas las castigará.

Crédito de la foto Animal Político