El periodista Luis González de Alba era portador del virus de inmunodeficiencia humana, VIH, y luchaba contra la enfermedad.

Luis González de Alba se suicidó el 2 de octubre de 2016 en su casa de Guadalajara, Jalisco.

El escritor y periodista participó en el movimiento estudiantil de 1968, que culminó con la matanza del 2 de octubre en Tlatelolco.

Héctor Aguilar Camín le dijo a la agencia EFE que Luis González de Alba sabía que tenía el virus y que en cualquier momento se liberaría y lo mataría.

“Sabía que ese virus (del sida) se iba a liberar e iba a matarlo. (Se contagió) en unos baños turcos de Estambul”, dijo.

En la década de los ochenta, Luis González de Alba creó la Fundación Mexicana contra el Sida. En aquellos años padecer sida era una sentencia de muerte.

Para crear la Fundación, Luis González de Alba presidía pláticas para conseguir fondos. La idea fue suya, pero como reconocía que no era bu neo organizando, designó a la escritora Guadalupe Loaeza como presidenta.

El logro, explicó en aquella entrevista de 2009, fue

La movilización en torno de un problema que comenzó viéndose como únicamente de los homosexuales, logró transmitir la idea de que es un problema de la sociedad, que cualquiera se puede infectar.

Crédito de la foto www.excelsior.com.mx