Tras casi doce horas de fuga, el derrame de petróleo crudo de la toma clandestina en los límites de Cuautlancingo y Coronango, fue controlada por personal de Petróleos Mexicanos (Pemex) alrededor del mediodía de este lunes. El derrame causó afectaciones a cultivos, a torres de la Comisión Federal de Electricidad (CFE)  y al asfalto de la carretera que conecta al estado con Tlaxcala.

Fue aproximadamente a la una de la mañana que se reportó el derrame del combustóleo a un costado de la autopista Puebla-Tlaxcala, cerca del centro comercial Outlet. El hidrocarburo alcanzó una altura de 15 metros, lo que generó que se esparciera en diferentes puntos como en el conjunto habitacional Paso del Roble.

Al lugar arribaron trabajadores de Pemex para controlar el derrame, así como elementos de bomberos del estado de Tlaxcala y del municipio de Cuautlancingo y personal de Protección Civil estatal para supervisar que los daños ocasionados en las torres de energía eléctrica no causaran riesgo a la población.

Elementos de la Policía Estatal acordonaron la zona para evitar que los automovilistas o “curiosos” se acercaran a la zona de conflicto ypudieran intoxicarse por oler el petróleo.

De acuerdo con un comunicado oficial de la paraestatal de Pemex, el briseo del derrame afectó mil 500 metros cuadrados, y no hubo heridos o detenidos por este suceso.

Se desconocen los litros derramados

Aunque durante las primeras horas de este día el hidrocarburo continuaba fugándose, personal de Pemex logró controlar parcialmente  el derrame. Fue hasta el mediodía que sellaron totalmente la toma para que no siguiera la fuga del petróleo.

Dos pipas de Pemex fueron utilizadas para recoger parte del producto derramado en los cultivos, mientras que los bomberos rociaron un material especial para evitar que el hidrocarburo siguiera contaminando o causara algún incendio.

Además, trabajadores de limpia arrojaron tierra sobre la autopista para tapar el petróleo.

Hasta el momento se desconoce la cantidad de litros desperdiciados por la fuga de la toma clandestina.

No hubo detenidos

A pesar de la magnitud de los hechos, no se pudo detectar a los responsables de la fuga por lo que se desconoce si lograron escapar con algunos litros de petróleo crudo.

Cabe recordar que al cierre del primer semestre del año, Puebla se ubicó en el primer lugar de tomas clandestinas de combustible a nivel nacional, luego de que Petróleos Mexicanos (Pemex) detectó 601 ductos intervenidos por bandas delictivas.

No se había registrado un hecho similar en la zona

El director de Protección Civil estatal, Jesús Morales Rodríguez, detalló en entrevista telefónica que casos como el de este lunes no se habían registrado en la zona de Cuautlancingo o Coronango, pues recordó que las zonas más vulnerables a este delito son Acatzingo, Tepeaca, Tecamachalco y Palmar de Bravo.

Indicó que aunque el olor del hidrocarburo era “fuerte” y alcanzó a distintas unidades habitacionales, no ocasionó ningún riesgo a los pobladores, por lo que no fue necesario realizar un protocolo de evacuación para cuidar su integridad.