Puebla se ubica entre los tres estados con mayor número de niños trabajando, señalaron académicos del Tecnológico de Monterrey en Puebla a propósito del  Día Mundial Contra el Trabajo Infantil que se celebra cada 12 de junio.

Apoyados en los últimos datos recabados  en el Modulo de Trabajo Infantil  por la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) los especialistas detallaron que son 33 mil los menores que en Puebla,  sin haber cumplido la edad mínima para laborar (15 años), llevan a cabo actividades con remuneración económica contribuyendo al sustento de  sus hogares.

El estudio señala que 2.5  millones de niñas y niños en un rango de edad entre los 5 y 17 años se encuentran trabajando en diferentes sectores. México a nivel mundial ocupa la posición número 49.

Según datos de la encuesta, Puebla está entre los estados con mayor número de niños, niñas y adolescentes trabajando.  El 24 por ciento de esos menores, entre las edades de 5 a 17 años, se concentran en Jalisco, Estado de México y Puebla.  

Además la encuesta arroja que Guerrero, Puebla y  Jalisco son los estados que cuentan con más niños menores de 13 años de edad trabajando. A la lista se suman estados como Michoacán, Oaxaca, Veracruz y Chiapas.

Omar García Jane, Coordinador y psicólogo del Departamento de Asesoría y Prevención del Tecnológico de Monterrey en Puebla y Diana Guzmán Jiménez, Directora del Departamento Académico de Ciencias Sociales señalaron que aunque ya se tienen programas de apoyo a la niñez y cuestiones del trabajo infantil en la entidad, es necesario corroborar su funcionamiento.

Llamaron a las autoridades a unir esfuerzos y trabajar en programas de educación incluyentes para padres de familia, casas del niño, rodadas y brigadas de protección junto con la policía municipal para sancionar a quienes estén llevando a cabo estas acciones, así como brindar apoyo a los menores con atención psicológica y de albergue.

Guzmán Jiménez concluyó que “México ya trabaja por erradicar el trabajo infantil peligroso, la prostitución, trata, y poner en peligro su vida causándoles un daño irreversible”.

Los especialistas coincidieron que los niños y niñas pueden apoyar con tareas del hogar como lavar los trastes, limpiar su cuarto o bien, llevar a cabo actividades como aprender de oficios son necesarias e importantes para su vida y desarrollo, siempre y cuando no se  prive del derecho a la educación.