Raymundo Rosas Ortega, de 70 años de edad, era el nombre del varón que ayer decidió quitarse la vida de un disparo en la cabeza, frente al Monumento a la Madre ubicado en la colonia Humboldt.

De acuerdo con versiones extraoficiales, el septuagenario habría tomado esta decisión al saber que padecía cáncer.

Antes de suicidarse, unas personas lo vieron que iba llorando mientras caminaba en la calle.

El hombre se dirigió al monumento antes mencionado, en 16 Oriente y 28 Norte, donde se detuvo y con un arma de fuego se disparó en la cabeza.

Cuando llegaron paramédicos de Cruz Roja, el señor ya no presentaba signos de vida. Fue así como el agente del Ministerio Público acudió y dio fe del levantamiento del cadáver.