Ex trabajadores del gobierno del estado de Puebla, arropados por legisladores del PRI,  protagonizaron un ríspido encuentro verbal con el diputado panista, Eukid Castañón Herrera, a propósito de los despidos de que fueron objeto.

Acompañados de decenas de ex trabajadores,  diputados priístas de Puebla ofrecieron una conferencia de prensa en el Palacio Legislativo, en donde Alejandro Armenta Mier -coordinador de la campaña de la candidata del PRI al gobierno del estado, Blanca Alcalá-, fungió también como coordinador de la conferencia.

Armenta Mier fue cediendo el uso de la palabra a cada legislador poblano del PRI. Así desfilaron por el podio Xitlalic Ceja García (Puebla), Carlos Barragán Amador (Huachinango), Lorenzo Rivera Sosa(Zacatlán) y Graciela Palomares Ramírez, quienes reiteraron que el despido de trabajadores no sólo fue injustificado, sino que tuvo tintes político electorales, toda vez que, dijeron, lo que buscó el gobernador Rafael Moreno Valle fue deshacerse de quienes no simpatizaran con el actual gobierno estatal, para poner en su lugar a gente incondicional a sus aspiraciones presidenciales.

En representación de los ex trabajadores hablaron el señor Marco Antonio Manzano Ramírez, quien por 38 años de manera interrumpida sirvió al gobierno del estado de Puebla dentro Tribunal Superior de Justicia, y la señora Martha Rodríguez Salinas, con 31 años de servicio, quienes recalcaron que el despido injustificado de más de 14 mil trabajadores tuvo como verdadero propósito que el gobierno de Moreno Valle tomara el control de las organizaciones institucionales para poner estructuras a modo de los intereses del gobernador de Puebla.

Terminada la intervención de los participantes, el diputado Alejandro Armenta pidió a los ex trabajadores despedidos no retirarse, para que estuvieran presentes durante la conferencia de prensa que enseguida ofrecerían los diputados poblanos del PAN.

Más aún, Armenta Mier lanzó una sentencia: “Queremos dejar en claro que si algún compañero es objeto de alguna agresión en su propiedad, en su casa, en su familia o suceden cosas raras como las que pasan en Puebla, haremos responsable de cualquier daño en lo personal, en nuestras propiedades o en nuestras familias, al gobierno del estado y a los cómplices que reprimen todos los días a quienes no piensan como ellos”, dijo.

Y sostuvo que “la justicia en Puebla no existe. El encargado de la justicia es el principal represor en Puebla, por lo tanto cualquier procedimiento legal que se presenta ante la fiscalía es archivado”.

Ya en la sesión de preguntas y respuestas, el diputado Alejandro Armenta fue cuestionado del por qué si el despido de esos trabajadores inició hace dos años, hasta ahora que hay elecciones en Puebla se presentan estas denuncias.

En respuesta, Armenta Mier culpó a los medios de comunicación local del estado de Puebla que, dijo, guardan silencio y nada informan sobre la represión que se vive en el estado. Motivo por el que, dijo, ahora recurrieron a presentar estas denuncias ante los medios de comunicación nacionales.

El diputado por Tepeaca arremetió contra el periódico Síntesis, de Puebla, al que acusó de ser “un instrumento de comunicación del PAN en Puebla” y eso –dijo-  lo tenemos que denunciar ante los medios nacionales. “Como lo es también Cambio; ellos se dedican a manipular. Ellos tienen contratos millonarios con el gobierno del estado y en mi calidad de diputado lo tengo que hacer público. Por eso acudimos a los medios nacionales, para que todo lo que pasa en Puebla no se pueda dar a conocer”.

Alejandro Armenta recalcó que nada de la represión que ocurre en Puebla aparece en los medios de comunicación locales y prueba de ello, dijo, es que “Síntesis nunca ha mencionado el problema de Chalchihuapan, por ejemplo”.

Y como lo había anunciado el propio diputado Armenta, siguió la conferencia de prensa que ofrecerían los legisladores panistas de Puebla: Eukid Castañón Herrera, Mónica Rodríguez, Hugo Alejo Domínguez (Zacapoaxtla), Miguel Ángel Huepa Pérez (San Pedro Cholula), Arminda García Escobar (Ciudad Serdán), Rubén Garrido Muñoz (San Martín Texmelucan) y Sergio Emilio Gómez Oliver.

En su calidad de Vicecoordinador Político de la bancada del PAN y como coordinador parlamentario de los legisladores panistas de Puebla, el diputado Eukid Castañón inició, de manera indirecta, acusando al diputado priísta Alejandro Armenta de no tener respeto por los medios de comunicación.

“Yo no me dirigiré con falta de respeto a los medios de comunicación. Siempre cuidaré las formas con todos ustedes –dijo a los periodistas- y exigiré respeto hacia ustedes. Pido disculpas de parte del Poder Legislativo, porque aquí todos somos legisladores y tenemos que pedir disculpas por lo que estableció mi antecesor (Alejandro Armenta) hace un momento”, dijo el también ex funcionario del gobierno del estado de Puebla.

Respecto a la inconformidad de los ex trabajadores despedidos, Eukid Castañón reiteró que los despidos obedecieron a “cuestiones estructurales, no por cuestiones de carácter político”.

El legislador panista justificó el despido de miles de trabajadores poblanos argumentando los diversos problemas económicos que ha vivido el país. Habló de la inflación, de las condiciones macroeconómicas, de la reducción en los precios del petróleo, del comportamiento del dólar…. Situación que también perjudicó al presupuesto del estado de Puebla “y tuvimos que tomar decisiones dolorosas para sacar adelante el problema”, dijo.

En reiteradas ocasiones el diputado Eukid Castañón fue interrumpido por los ex trabajadores quienes, molestos y a gritos, le recordaban al legislador panista que el gobierno de Puebla sí tuvo millones de pesos para desperdiciarlos en la Rueda de la Fortuna  y en otros proyectos inservibles para la sociedad poblana.

Ante el grito unánime de “¡Reinstalación, Reinstalación…!”, el diputado Eukid Castañón optó por continuar su conferencia al interior de la sala de prensa de la Cámara de Diputados, mientras que los ex trabajadores abandonaron el Palacio Legislativo de San Lázaro lanzando consignas contra el gobernador Rafael Moreno Valle al que calificaron de asesino y también contra el propio Eukid Castañón al que acusaron de ser el “brazo represor” del gobierno del estado de Puebla.