Únicamente cinco de 19 delegados federales en Puebla aceptaron hacer pública su declaración patrimonial, y de éstos, sólo cuatro dieron a conocer su manifestación por conflicto de interés.

El martes, la candidata a la gubernatura de la coalición PRI-PVEM, Blanca Alcalá Ruiz, se sumó a la iniciativa 3x3 que proponen académicos y organizaciones sociales para transparentar el patrimonio de autoridades y políticos en el país.

Sin embargo, funcionarios federales, entre los que se encuentran ex colaboradores de la abanderada priísta y militantes del PRIno han aceptado hacer pública la declaración patrimonial que presentan periódicamente ante la Secretaría de la Función Pública (SFP).

Quienes sí lo hicieron son Alberto Jiménez Merino, quien el 31 de marzo pasado renunció a la delegación de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (Sagarpa) para incorporarse a la campaña de Alcalá, así como María Vanessa Barahona de la Rosa, quien está a cargo de la oficina en Puebla de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS).

Además de Carla Morales Aguilar y Raúl Aguirre Valencia, quienes dirigen las delegaciones del Instituto Nacional de Migración (INM) y de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), respectivamente, así como José Francisco Ortiz Pedraza, que es director del Centro en Puebla del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Jiménez Merino

De acuerdo con los datos que proporcionó Jiménez Merino, los cuales pueden consultarse en la plataforma electrónica de la SFP, cuenta con ingresos totales anuales por 982 mil 835 pesos, una casa con valor de 1 millón 700 mil pesos y una camioneta Tahoe 2010 que tuvo un precio de 550 mil pesos.

Barahona de la Rosa

La actual delegada en Puebla de la STyPS, Vanessa Barahona de la Rosa, también hizo pública sus declaraciones patrimoniales y de intereses que por ley presentó ante la SFP.

La funcionaria federal reportó una percepción anual por 1 millón 366 mil 198 pesos, derivados del salario que tiene en la dependencia, así como dos casas habitación con un valor de 300 mil y de un millón 250 mil pesos, cada una, además de un automóvil General Motors 2009 valuado en 335 mil pesos y dos créditos hipotecarios.

Morales Aguilar

La titular en Puebla del Instituto Nacional de Migración (INM), Carla Morales Aguilar, hizo pública únicamente su declaración patrimonial, pues no aceptó presentar la correspondiente a un conflicto de interés.

La funcionaria federal expuso que cuenta con ingresos netos anuales por 503 mil 602 pesos que obtiene por su salario como delegada, así como un departamento, un automóvil Chevrolet Camaro 2010 con valor de 310 mil pesos, un automóvil Dodge Attitude GL Man 2011 valuado en 139 mil 909 pesos, fondos de inversión y cuentas bancarias.

Aguirre Valencia

En tanto, el delegado en Puebla de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Raúl Aguirre Valencia, reportó ingresos anuales por un millón 368 mil 419 pesos, nueve predios y una casa habitación, además de tres cuentas bancarias.

La mayoría no transparenta su patrimonio

Por otra parte, 15 delegados federales no aceptaron que la SFP hiciera públicas sus declaraciones patrimoniales, entre ellos, ex colaboradores de Blanca Alcalá, como Javier Ramírez Carranza, quien hoy es representante en la entidad del Banco Nacional de Obras (Banobras).

En la lista también figuran Juan Manuel Vega Rayet, Juan de Dios Bravo Jiménez, Humberto Aguilar Viveros e Isabel Merlo Talavera, quienes tienen militancia priísta.