Pacientes del sector salud en Tehuacán y Zapotitlán deben esperar una hora y 42 minutos en promedio para recibir una consultados de cada 10 no reciben su receta completa, mientras que tres de cada 10 deben pagar por algún tipo de estudio médico.

Así lo advierte un estudio de campo que realizó la agrupación Frente a la Pobreza, en centros de salud públicos y nosocomios de esos dos municipios, mediante encuestas aplicadas a 151 pacientes.

El informe advierte que aunque no se cuentan con datos de toda la entidad, la muestra representativa puede otorgar un panorama de lo que ocurre en el estado, pues cita que según la medición 2014 del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el 22.9 por ciento de los poblanos, es decir 1 millón 298 mil personas, carece de acceso a los servicios de salud y no está afiliado a algún sistema de atención médica.

Las encuestas se realizaron entre pacientes del Hospital de la Mujer y Neonatología y el Centro de Salud con Servicios Ampliados (CESSA) de Tehuacán, así como la Unidad Médico Regional (UMR) Los Reyes Metzontla del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en el municipio de Zapotitlán.

Larga espera

Del total de personas que acudieron por una consulta médica, el 95.5 por ciento recibieron atención médica, pero el tiempo promedio de espera fue mayor a una hora y 42 minutos.

De acuerdo con los resultados, al 17.33 por ciento de los pacientes que recibieron una consulta, no le fue surtida su receta de manera completa, ante escasez de medicamento, mientras que al 82.67 por ciento sí.

Pagan por pruebas médicas

Por otra parte, de los 151 pacientes consultados -al 61.59 por ciento, equivalente a 93 personas- les fue requerida la realización de estudios médicos, y al 38.41 por ciento no, porcentaje que representa a 58 usuarios.

Sin embargo, del total de pacientes, el 37.16 por ciento tuvo que pagar por que le practicaran alguna prueba médica como análisis de sangre, orina, rayos X, etcétera.

Del total de personas consultadas, 135 estaban afiliadas al Seguro Popular, nueve al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), uno al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y el resto no contaba con algún servicio.

Además se expone que el presupuesto destinado a los servicios para población sin afiliación seguridad social en Puebla ha incrementado en 125.4 por ciento, al pasar de 4 mil 849 a 10 mil 928 millones de pesos entre 2004 y 2014.