La Auditoría Superior de la Federación (ASF) requirió al gobierno del estado aclarar el destino de 118.2 millones de pesos que le fueron ministrados como parte del Programa de Apoyo para Fortalecer la Calidad en los Servicios de Salud, ya que estos no fueron utilizados pero tampoco reintegrados al gobierno federal.

Lo anterior, como parte del resultado de la revisión que la ASF realizó a la cuenta pública estatal correspondiente al ejercicio fiscal de 2014.

Derivado de la auditoría practicada a ese fondo, el máximo órgano fiscalizador del país determinó tres observaciones, de las cuales ya dos fueron solventadas, por lo que aún está pendiente una que se convirtió en una “solicitud de aclaración”.

De acuerdo con el informe, la federación entregó a Puebla recursos por 113 millones 111 mil 100 pesos correspondientes al Programa de Apoyo para Fortalecer la Calidad en los Servicios de Salud, mismos que fueron auditados en su totalidad.

Sin embargo, esos recursos no fueron devengados por la Secretaría de Salud (SSA) del gobierno del estado y tampoco fueron reintegrados a la Tesorería de la Federación.

Los recursos fueron transferidos a una cuenta bancaria, la cual generó rendimientos financieros por 5 millones 175 mil 200 pesos, cantidad que sumada al presupuesto inicial asciende a 118 millones 286 mil 300 pesos.

“En conclusión, la entidad federativa no realizó una gestión eficiente y transparente de los recursos del programa, apegada a la normativa que regula su ejercicio”, cita el informe.

El reporte indica que la administración estatal celebró un convenio modificatorio con nuevos plazos de ejecución de los recursos y el plazo de ejecución del presupuesto se modificó entre el 15 de noviembre de 2015 y el 14 de marzo de 2016.