La Fiscalía de Secuestro y Delitos de Alto Impacto del Estado estaría investigando el caso de los seis desaparecidos en la colonia Lomas de San Miguel, quienes presumiblemente fueron levantados por policías ministeriales.

Fuentes extraoficiales informaron que la línea de investigación estaría enfocada en torno a que los presuntos responsables de la “desaparición forzada” fueron elementos de la Policía Ministerial, luego que los familiares entregaron como prueba un mensaje de texto que acusaba a los agentes de esta corporación.

De acuerdo con las fuentes, el mensaje refiere que algunos de los desaparecidos y otros cómplices entraron a la casa de un presunto ministerial, donde además de cometer un robo, atacaron a una mujer.

Eso explicaría la causa de la “desaparición forzada” de Marco Antonio Cuautle alias “El Lechero”, Rogelio Rivera Osorio, Luis Ángel Flores apodado “El Chivo”, Román Limón Gómez, Pedro Negrete Orea alias “El Peter” y Brayan Gerardo Torres Sandoval alias “El Melones”, quienes fueron levantados en fechas distintas, a partir de octubre de 2015.

El mensaje, abundaron las fuentes, señala que “El Peter” fue quien agredió a la mujer.

Llama la atención que, días antes de desaparecer, un hombre llamó a la esposa de “El Peter” para pedirle su número telefónico, con el pretexto de que necesitaba contratarlo para un trabajo de herrería en otro estado. Posteriormente, unos sujetos desconocidos lo fueron a investigar y a preguntar por él.

Tras ser levantado junto con “El Chivo”, el 12 de noviembre de 2015, la esposa de “El Peter”  recibió otros mensajes de texto en los que le revelaron que “judiciales” se lo habían llevado detenido.

Después de las desapariciones, los parientes informaron que unos sujetos con actitudes muy sospechosas continuamente rondaban por la colonia y los espiaban desde varios vehículos.

Asimismo, al inicio de las primeras investigaciones, la Policía Ministerial les dijo que se había tratado de un ajuste de cuentas y otras versiones apuntaban que estaba relacionado con narcomenudeo.

Aunque la Fiscalía de Secuestro y Delitos de Alto Impacto indaga la veracidad del mensaje y la participación de la Policía Ministerial en las “desapariciones forzadas”, las fuentes consultadas no descartaron que las pesquisas tomaran otro rumbo; sin embargo, desde que se registró el primer caso, la Fiscalía General del Estado (FGE) guarda silencio y no ha emitido ninguna declaración.