Una presunta falta de precaución y de señalización adecuada pudieron ser los factores que provocaron el accidente que el pasado miércoles 27 de enero provocó una carambola vehicular y la muerte de cuatro personas.

De acuerdo con un relato hecho llegar a e-consulta por uno de los testigos del accidente suscitado en la autopista México-Puebla, la colisión vehicular se debió a que en ese momento trabajadores no identificados “estaban bajando un anuncio de un puente peatonal, lo que detuvo por completo la circulación, sin la debida señalización”.

Por esta misma situación, continúa la narración, “se formó una fila, de kilómetros, todos estacionados y la fila llegó hasta la curva que está bajando de las cumbres. A nosotros nos costó mucho trabajo frenar. Saliendo de la curva, de repente nos topamos con todos los autos estacionados”.

El lector de este medio digital expone que “obviamente, los autos y camiones que venían atrás de nosotros no pudieron frenar a tiempo y se impactaron. Yo los vi por el retrovisor del auto, y estuvieron  a cinco metros de llegar a nosotros,  todos estábamos detenidos. Si los tráileres hubieran ido más rápido nos llevan a todos”.

A los 20 minutos, continúa el testigo de los hechos, los autos empezaron a avanzar y dos kilómetros adelante vimos a los trabajadores ocupando ya dos carriles y dejando circular por uno. Cuando llegó la ambulancia y las patrullas, que fue después, los vimos pasar. Ya no estábamos los carros de adelante.

Como consecuencia de este accidente murieron cuatro personas, tres de ellas mujeres que viajaban a bordo de un automóvil SEAT Ibiza de color gris y que fueron reconocidas como Rebeca Fernández López, de 43 años; María Dolores Cruz Oropeza, de 48 años; y Juana Piscil Teniza, de 37 años.

Una persona más fue el chofer de un Volkswagen Jetta con placas del servicio público de alquiler, identificado por sus familiares, como Norberto Leopoldo Enciso Alejandro, de 53 años. A él le cayó la caja de un tráiler encima de su auto, lo que provocó su deceso.