Para concretar la realización del Consejo Estatal y la aprobación de la política de alianza, el grupo morenovallista del PRD está comprando el voto de consejeros y líderes de expresiones, a los cuales les ofrecen cuotas que van de 5 mil hasta 50 mil pesos, denunciaron consejeros pertenecientes a Alternativa Democrática Nacional (ADN).

El dispendio de recursos, los cuales proviene del gobierno del estado, lo operan integrantes de Nueva Izquierda, corriente a la que pertenece Jorge Benito Cruz Bermúdez, director del CAPCEE y ex encargado de la Secretaría General de Gobierno (SGG).


Mayra Sánchez,  secretaria del Comité Ejecutivo Estatal (CEE), y Teresa Cortés, consejera estatal, señalaron que además de comprar el voto de los perredistas, Nueva Izquierda ocupó las 24 habitaciones del hotel Gran Misión, cadena a la que el gobierno cedió la operación de la ex Hacienda de Chautla, lugar en el que se llevará a cabo la sesión del Consejo Estatal.
Cortés, quien es integrante de ADN, señaló que cada una de las habitaciones tienen un costo de 2 mil 30, y en total Nueva Izquierda pagó 48 mil 720 pesos.

Además, se  rentaron las cabañas del inmueble, las cuales tiene un precio de mil 500.

Las militantes del Sol Azteca advirtieron que los consejeros del Frente de Izquierda Progresista (FIP) y Alternativa Democrática Nacional (ADN), las cuales se oponen a la alianza, acudirán a la sesión del Consejo Estatal para votar en contra de las propuestas  que impulsa el grupo morenovallista, entre ellas el método de selección de candidato y la política de alianza con el fin de favorecer al PAN.


Asimismo, comentaron que pese a los intentos de Nueva Izquierda de imponer la coalición con el albiazul, no lograrán los votos necesario, debido a que sólo cuentan con 93 consejeros frente a los 120 que sumará ADN y el FIP.