La democracia en México es minimalista, ya que aunque tiene elecciones competidas también enfrenta grandes fallas en temas comola corrupción, desigualdad y violación a derechos humanos, coincidieron en señalar el politólogo italiano Leonardo Morlino y académicos de la UPAEP.

Durante una rueda de prensa, Morlino dijo que a partir del año 2000 se considera que hubo una transición democrática en el país, con la llegada de Acción Nacional a la presidencia, de tal suerte que ahora hay elecciones más competidas.

Sin embargo no se puede considerar una democracia, en el más amplio sentido, porque existen cuestiones donde hay un gran atraso, como en la capacidad que tiene el gobierno para responder a las necesidades de los ciudadanos.

De los 15 países que Leonardo Morlino toma en cuenta para su libro "La calidad de las democracias en América Latina", México está en el último lugar en capacidad de respuesta y en el lugar 11 en participación electoral.

Democracia a medias

Cuestionó además la discriminación socio-económica de las mujeres, ya que la equidad de género es fundamental para la democracia.

En Puebla y en el país, por lo menos tres de cada cinco mujeres mayores de 15 años padecen violencia, aún se presentan despidos de mujeres por embarazo y además la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que las mexicanas ganan 22.9 por ciento menos que los hombres.

Otro aspecto es la falta de fuentes alternativas de información y de apertura para el ejercicio libre del periodismo.

Se violan derechos

En el caso específico de Puebla, Claudia Ramón Pérez y José Valente Tallabs González, catedráticos de la Facultad de Ciencias Políticas de la UPAEP, comentaron que existe una clase de "corporativismo electoral", donde sólo se anuncian medidas para ganar votos.

Esta semana el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas y el edil de Puebla, Antonio Gali Fayad, virtual candidato a la gubernatura 2016, iniciaron la entrega de uniformes y mochilas gratuitos.

Señalaron igualmente que no existe autonomía por parte de los organismos que deberían ser una contraparte al Ejecutivo, como el Congreso y el Tribunal Superior de Justicia, así como las comisiones de Derechos Humanos (CDH) y Acceso a la Información Pública (CAIP).

Claudia Ramón destacó que hay un foco rojo en el tema de presos políticos -unos 250 en lo que va del sexenio-, violaciones a derechos humanos -el año pasado la CNDH emitió una recomendación por la muerte de un menor y heridas en pobladores tras un operativo policial- y opacidad en la información gubernamental.

Los académicos catalogaron por ello al estado como una democracia minimalista.

Necesario fortalecer instituciones

Ante este estatus, Leonardo Morlino, también  vicerrector Académico de la Universidad Luis Guido Cali, de Roma, señaló que se tienen que fortalecer las instituciones, para que eso motive la participación de los ciudadanos.

Sin embargo advirtió que la participación de los pobladores no sólo tiene que ser a través de las candidaturas independientes, que no son una respuesta de fondo, sino que haya una buena respuesta de los gobiernos a las necesidades de los ciudadanos.

Además al fortalecer a las instituciones, los organismos autónomos y poderes, pueden convertirse en un verdadero contrapeso para los gobiernos.