Puebla tiene potencial energético en la zona de Chicontepec y la cercana a Poza Rica, Veracruz, de tal suerte que se detonarían proyectos importantes una vez que se licite la Ronda 4, aseguró Ricardo López Pescador, representante de Rosario Robles Berlanga, titular de la Sedatu.

El funcionario federal señaló que la explotación minera podría detonarse, para ello la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) podría actuar como mediadora entre poblaciones y compañías, ya que hay conflictos “pero ninguno de gravedad”.

López Pescador acudió este jueves a la ciudad de Puebla a instalar el Comité de Desarrollo Regional para Comunidades Mineras, con el cual las poblaciones donde haya proyectos extractivos tendrán una bolsa de recursos para obra pública, de movilidad y desarrollo social.

Potencial energético

Durante una entrevista posterior a la instalación del comité, el enviado de la Sedatu apuntó que Puebla es un estado con un gran potencial energético y que en próximas fechas podrían desarrollarse proyectos a lo largo del territorio.

Las zonas que entrarían en la Ronda petrolera 4, cuando se exploten los recursos continentales, son Pantepec, Francisco Z. Mena y Venustiano Carranza.

Aunque auguró que en la entidad se desarrollen proyectos importantes, eso dependerá de los procesos de licitación y de las propias empresas.

Es importante recordar que actualmente se licita la Ronda 1, para aguas profundas y gas shale, mientras que habrá cuatro rondas más entre  2016 y 2020.

La última ronda licitatoria para exploración y producción de hidrocarburos será la de territorio continental, es decir, ya en tierra firme, donde es probable que entre algún proyecto para Puebla.

No es foco rojo

En cuanto a la minería, Ricardo López sostuvo que la Sedatu buscará que parte de los recursos que las empresas paguen de impuestos -7.5% de utilidades a la actividad extractiva minería y 0.5% a la venta de oro, plata y platino- se queden en las comunidades.

Además de que la Sedatu actuará como mediadora ante los posibles conflictos que haya entre pobladores y las compañías.

En ese sentido refirió que Puebla de ninguna manera es un foco rojo en conflictos por la instalación de minas, esto a pesar de que en la Sierra Norte del estado existe una gran oposición a esta clase de proyectos, debido a la contaminación que dejarán y la devastación de los recursos naturales.

Habitantes Tetela de Ocampo, Ixtacamaxtitlán y Zautla, entre otros, han manifestado en diversas ocasiones su repudio ante los planes de exploración y explotación minera en sus territorios.

Asimismo han reclamado el derecho que tienen como pueblos indígenas a ser consultados de manera informada sobre los proyectos, esto de acuerdo con el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Cambian modelo

Durante el evento José Enrique Rodríguez Oseguera, director del Fondo Minero, explicó que la creación del Comité de Desarrollo Regional para Comunidades Mineras servirá para que los municipios donde haya proyectos extractivos tengan desarrollo de infraestructura.

Esto a través de que una parte de los impuestos captados por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) -del 1 al 4%- se transfiera a los municipios para obras de pavimentaciones, caminos, alumbrado público, drenaje y agua, así como infraestructura educativa y planes de movilidad.

Actualmente el único municipio beneficiado es Zacatlán, donde se extrae feldespato para la industria del vidrio y cerámica, por un monto de 750 mil pesos.