Madrid (apro).- La justicia española admitió hoy una querella por la adjudicación de un contrato amañado para la construcción de un hospital en las Islas Baleares, acusación que incluye al expresidente del lugar, Jaume Matas, y al empresario Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL.

El juez de Instrucción número 3 de Palma de Mallorca, José Castro, dictó el auto de admisión de la querella presentada por la Fiscalía Anticorrupción, por la adjudicación irregular para la construcción del Hospital de Son Espases, en 2006.

Los presuntos delitos son por prevaricación continuada, falsedad documental y fraude a la administración pública.

El acuerdo del juez Castro –quien en una pieza separada de esta trama corrupta investigó a la infanta Cristina y su esposo Iñaki Urdangarín– acordó citar a declarar a los acusados, incluido Matas y Villar Mir.

La resolución judicial incluye como imputados y convocados a declarar, el próximo 1 de septiembre, a la exconsejera de Salud y Consumo, Ana María Castillo, y al exdirector general del Ibaslut, Joaquín Beltrán.

También deberán declarar –los días 16, 17 y 18 de septiembre– el exgerente del Partido Popular, Fernando Areal; el director de Hospitales de OHL, José Magán; el administrador de Global PM, Jesús Peinado, y el exasesor jurídico de Global PM, Luis Piña.

En su acusación la fiscalía argumenta que en el proceso para adjudicar la construcción del hospital existen múltiples irregularidades, aunque la mayor concesión de una obra en ese gobierno, por 625 millones de euros, fue entregada a las empresas FCC y Dragados.

No obstante, la exconsejera de Sanidad, Aina Castillo, una persona de confianza de Matas, reveló ante la fiscalía que el entonces presidente le ordenó favorecer a la empresa OHL, que no consiguió salir ganadora en el concurso.

La funcionaria declaró al fiscal Pedro Horrach que Matas le entregó un sobre en el que figuraban las condiciones técnicas que la mesa de contratación tenía que utilizar para que OHL resultara ganadora del concurso.

Sin embargo, como se filtró públicamente que OHL podría resultar ganadora, pese a que su oferta era más costosa que otras empresas, Jaume Matas dio la orden de detener esa mesa de contratación y encargó nuevos informes técnicos que se decantaron por Dragados y FCC.

La fiscalía cuenta con testimonios de empresarios que reconocieron que la consultora catalana Global PM fue contratada a dedo para que entregara los informes técnicos ad hoc para dirigir la entrega de esa obra.

http://www.proceso.com.mx/?p=411809