El Sistema de Administración Tributaria (SAT) revocó a la Fundación Mary Street Jenkins la autorización para recibir donativos por parte de sus benefactores, según lo determinó el organismo desde diciembre pasado y se hizo oficial en marzo al publicarse en el Diario Oficial de la Federación.

Esta entidad privada es patrocinadora de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), la Fundación Colegio Americano de Puebla, los clubs deportivos Alpha, así como proyectos de cultura y salud en la entidad.

En el caso de la UDLAP, se encuentra una vez más en el ojo del huracán, pues esta situación se suma a la confirmación de un amparo promovido por el rector Luis Ernesto Derbez Bautista en contra de amenazas recibidas presuntamente por parte de autoridades estatales.

Fue el 9 de diciembre de 2014 cuando el SAT emitió el oficio 600-04-02-2014-87444 con el que revocó el permiso a la Fundación Jenkins para que reciba donativos, el 17 de ese mes surtió efecto y el 6 de marzo de este año se publicó en el Diario Oficial de la Federación.

El informe del organismo sólo indica que la Fundación Mary Street Jenkins incurrió en incumplimiento de obligaciones, y al 30 de marzo de este año, la autorización aún continuaba revocada.

La fundación actualmente es encabezada por Guillermo Jenkins Anstead, tiene como vicepresidenta a Elodia Sofía de Landa de Jenkins, mientras que los miembros de su patronato son: Manuel Mestre Martínez, Juan Guillermo Eustace Jenkins, Roberto Jenkins de Landa, María Elodia Jenkins de Landa, Margarita Jenkins de Landa y Juan Carlos Jenkins de Landa.

Para consultar las revocaciones haga clic aquí.

Últimas donaciones

Meses antes, el 14 de octubre de 2014, se firmó de manera oficial entre la Fundación y el Gobierno del estado un acuerdo por medio del cual esta organización se comprometió a donar en especie una sala cultural denominada “Ciudad de los Ángeles”, como parte de las Obras del Barroco Museo Internacional.

 

 

Directivos de la UDLAP tramitan amparos

En medio de todo esto, se confirmó que el pasado 10 de diciembre de 2014 el rector de la UDLAP, Luis Ernesto Derbez Bautista, y cuatro directivos más de la institución presentaron la queja 198/2014 que derivó en el juicio de amparo indirecto 1878/2014-VI-11, luego que denunciaron ser víctimas de presiones para que abandonaran sus cargos.

Entre otras cosas, plantearon que en una reunión de la Junta de la institución fueron advertidos que de no abandonar sus cargos se les cancelarían o revocarían sus cédulas profesionales, se les destituiría de sus puestos, se publicarían calumnias en su contra e incluso se procedería a su desaparición forzada.

En el documento presentado ante el juzgado señalan que “es el caso de los actos en mención, de los cuales existen claros indicios de su comisión, causan una seria preocupación y angustia en nuestras personas, pues derivado de los aterradores hechos que han acontecido en últimas fechas con relación a los miembros de la academia y estudiantado, tememos que por virtud de nuestro espíritu crítico del sistema, éste nos silencie de forma similar a la acontecida en casos como el de Iguala, Guerrero”.

En la queja se menciona como autoridades responsables al gobernador del estado (Rafael Moreno Valle), al procurador de Justicia, al secretario de Seguridad Pública, al secretario de Gobernación, al presidente municipal de Puebla, al presidente municipal de San Andrés Cholula, a la Junta para el Cuidado de las Instituciones de Asistencia Privada y a la Secretaría de Educación Pública.

Así, el recurso interpuesto por Derbez Bautista y los otros funcionarios universitarios fue considerado como “Fundado”.

Guillermo Jenkins también se ampara

Otra demanda de amparo fue promovida por Guillermo Jenkins de Landa, en contra de la Junta para el Cuidado de las Instituciones de Asistencia Privada del Estado de Puebla, luego que este organismo desechó una queja presentada para iniciar un procedimiento administrativo y que se impongan sanciones en caso de que haya irregularidades en la Fundación Universidad de las Américas.

De acuerdo con lo establecido en la queja, se pide investigar si hay irregularidades estatutarias y en el manejo de los libros de la Fundación Universidad de las Américas, así como ver si hubo negligencia en la vigilancia adecuada de la cartera de cobranza de la organización.

También se pide revisar si hubo negligencia en la adecuada vigilancia y aplicación del fideicomiso denominado “Retiro Voluntario UDLAP”.

Otra parte que se destaca en cuanto al manejo de las fundaciones antes mencionadas, tiene que ver con presuntas irregularidades en la compra de un terreno ubicado en la esquina de las calles Insurgentes y Reforma en el Distrito Federal, pues se presume que la Fundación Mary Street Jenkins habría prestado recursos para su compra, pero sin pedir prendas en garantía.

Un dato más que trascendió es la presunta intención de que la Fundación Mary Street Jenkins sea trasladada a los estados de Jalisco o Aguascalientes, pese a que su creación se dio en Puebla y es aquí donde se llevan a cabo sus obras de beneficencia.