Un periodo de 10 a 25 años requiere el saneamiento del Río Atoyac, reveló el director de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), David Korenfeld Federman, quien añadió que durante la actual gestión estatal se conformará un plan rector sobre las acciones que se deben seguir.

En 2014 el organismo federal realizó 175 procedimientos de inspección sobre descargas irregulares en el cauce, los cuales arrojaron 14 sanciones y dos clausuras.

Al ofrecer una rueda de prensa conjunta con el gobernador Rafael Moreno Valle, el alcalde capitalino José Antonio Gali Fayad y el secretario de Infraestructura en el estado José Cabalán Macari Álvaro, durante la visita que este jueves realizó a la entidad poblana, Korenfeld refirió que se contrató al Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), para que realice un análisis a fin de conocer el nivel de contaminación del río y saber qué acciones se deben seguir.

El estudio, dijo el funcionario federal, se entregará a más tardar en el mes de junio y establecerá líneas rectoras a largo plazo para el saneamiento del afluente, así como el costo que estas acciones tendrán. “Con este se pondrá un valor real a las inversiones”, añadió.

Sin embargo, reconoció que la limpieza del cauce requiere de un lapso de tiempo de entre 10 y hasta 25 años, por lo que ofreció un trabajo conjunto con el gobierno del estado para dejar a futuras administraciones un plan de acción. “Los rescates serios son en un periodo largo”, acotó.

175 revisiones arrojaron dos clausuras

El director de la Conagua refirió que el año pasado el organismo llevó a cabo 175 revisiones sobre descargas al Río Atoyac, de las cuales se sancionaron sólo a 14 particulares y dos fueron clausuradas, pues eran ilegales.

Los 14 particulares sancionados se acercaron al gobierno federal para emprender un plan de remediación, aseguró.

Agua de Puebla también debe cumplir

En este contexto, señaló que la empresa Agua de Puebla que actualmente está a cargo de la operación del Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado (Soapap) –bajo el esquema de concesión–, también debe actualizar sus plantas de tratamiento de aguas residuales, cuyas descargas están conectadas al cauce, de acuerdo con las nuevas normas que fueron publicadas en enero pasado.

El funcionario aseguró que en caso de que la empresa concesionaria incumpla con la actualización, se hará acreedora a sanciones y a procedimientos administrativos, como ocurre con cualquier particular.

Finalmente, Korenfeld añadió que para 2015 se destinará a la entidad un presupuesto de 906 millones de pesos, presupuesto que no implica cancelación de las obras ya iniciadas.