Con cuatro millones de pesos se integró el fideicomiso público para indemnizar a 14 víctimas civiles del desalojo policiaco del 9 de julio pasado en la autopista Puebla-Atlixco, durante el que resultó herido de muerte el niño José Luis Tehuatlie Tamayo.

Así lo informó el gobierno del estado a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), a través del oficio JOG/0016/2014, con el que dio respuesta a la recomendación 2VG/2014 por violaciones graves a los habitantes de San Bernardino Chalchihuapan.

El 17 de octubre el gobierno estatal citó, apenas con tres horas de anticipación, a las víctimas del operativo a un acto en la ciudad de Puebla, para ofrecerles disculpas y notificarles los montos de indemnización, sin embargo al no acudir por la premura del tiempo, nunca se les dieron mayores detalles.

Opacidad local y federal

En noviembre pasado, la Procuraduría General de Justicia reservó la información sobre la fecha de creación del Fideicomiso Público denominado “Fondo para el Cumplimiento de la Recomendación 2VG/2014 emitida por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos”.

Actuó de la misma forma con el monto de recursos con que fue creado este fondo, el nombre de las personas contempladas y la cantidad estimada para cada una por concepto de reparación del daño.

La PGJ expuso que debido a un acuerdo firmado por el Procurador General de Justicia, Víctor Antonio Carrancá Bourget, esta información quedó reservada porque pone en “riesgo” a personas y se trata de documentos relacionados con persecución de delitos.

Ya en enero de este año, en respuesta a la solicitud de información 00061114, la CNDH sólo indicó que el fideicomiso fue creado con una aportación inicial de 4 millones de pesos, pero también se negó a especificar el número y nombres de los beneficiarios.

“Se le precisa que no es posible proporcionarle los nombres de las víctimas, toda vez que se tratan de datos personales que conciernen a personas físicas identificadas e identificables, de carácter reservado y confidencial”, indicó.

En la recomendación 2VG/2014 se hace alusión a 14 víctimas identificadas por la CNDH, entre las que se encuentra el menor José Luis Tehuatlie Tamayo, quien recibió el golpe de un cilindro de gas lacrimógeno y 10 días después falleció.

Sin embargo versiones periodísticas identificaron también como víctimas a Martín Xelhua Romero, Hugo Jiménez Varela, Gilberto Varela Tecalero, Vicente Tecalero, Filemón Pacio, Juan Xelhua Ocotl, Javier Jiménez Xelhua, Víctor Antonio Contreras Montes y  Heraclio Nezáhuatl.

Martín Xelhua recibió un golpe en la mandíbula que le provocó una abertura en la mejilla izquierda, fracturas y perdió el habla.

Mientras que Hugo Jiménez Varela quedó sin visión en su ojo izquierdo al sufrir un golpe con un proyectil lanzado por la policía estatal.

Cabe señalar que por estas agresiones seis policías estatales fueron encarcelados, sin embargo obtuvieron su libertad bajo caución el 24 de diciembre, porque los integrantes de la Primera Sala Penal consideraron que las lesiones no fueron graves ni llevaban la intención de cometer un homicidio.