Sólo ocho de las 46 vialidades propuestas por el Sistema de Administración de Pavimentos (SAP) para ser atendidas, por el mal estado en el que se encuentran, han sido intervenidas en la ciudad de Puebla.

Sin embargo han recibido atención arterias que no estaban contempladas para ello por su buen estado físico, como el bulevar 5 de mayo, la 31 Oriente-Poniente y la 25 Oriente-Poniente, obras que sumaron una inversión de 241.7 millones de pesos.

En suma, el 55 por ciento de la superficie pavimentada en la capital poblana se encuentra en regulares y malas condiciones, mientras que el restante 45 por ciento está en buen estado, según datos arrojados por el SAP.

 

Atienden a sexta parte de vialidades dañadas

De acuerdo con los indicadores del SAP –que fue realizado por la empresa Giasa a petición de la administración municipal–, en la capital hay 46 diferentes arterias principales que cubren 230 kilómetros y deben ser atendidas por el mal estado en el que se encuentran, sin embargo sólo se han realizado trabajos en ocho de ellas.

Las obras en estas vialidades requerirían una inversión de 605 millones de pesos, aproximadamente.

Una de ellas es el Bulevar Norte, el cual fue rehabilitado por el gobierno municipal y la administración estatal durante los primeros meses del 2014 en el tramo que corre desde el Bulevar Hermanos Serdán a la Central de Autobuses de Puebla (Capu), con una inversión de 79 millones de pesos.

Actualmente, el municipio rehabilita con concreto hidráulico esta vialidad en el tramo del Bulevar Carmen Serdán a la avenida Héroe de Nacozari, con un presupuesto de 17 millones de pesos y, gestiona recursos adicionales ante la federación para que los trabajos se extiendan hasta la fuente de la China Poblana.

Otra de las vialidades atendidas con concreto hidráulico fue la Calzada Zavaleta, sin embargo los trabajos comprendieron el trayecto del Bulevar del Niño Poblano hasta la Recta a Cholula, a pesar de que el SAP indicó que la rehabilitación debe correr hasta la 55 Poniente.

Asimismo, fue intervenido el Circuito Juan Pablo II, cuyos trabajos abarcaron del Bulevar Atlixco al Bulevar Vicente Suárez.

De acuerdo con la lista de avenidas propuestas para su intervención, las autoridades municipales y estatales han dejado fuera de sus programas de obra un total de 38. La lista completa de vialidades revisadas es la siguiente:

 

 

Recibieron atención obras no contempladas en el SAP

De igual manera debe recordarse que el gobierno del estado y el ayuntamiento pavimentaron con concreto hidráulico el Bulevar 5 de Mayo –con 95 millones de pesos-, del Bulevar Valsequillo a la Calzada Zaragoza, sin embargo, esta vialidad no fue contemplada en el reporte de arterias en mal estado.

Tampoco estaban consideradas la 31 Oriente-Poniente, así como la 25 Oriente-Poniente, obras que necesitaron de 146.7 millones de pesos en conjunto.

En mal estado el 55% del pavimento

De los 300 kilómetros de pavimento analizados por el SAP, el reporte indica que el 30 por ciento se encuentra en mal estado, el 25 por ciento tiene condiciones regulares y sólo el 45 por ciento está en buen estado.

A su vez, del total de kilómetros analizados, el análisis señala que el pavimento del 23 por ciento está debilitado con carpeta destruida, el 17 por ciento está severamente debilitado, el 16 por ciento está débil y rugoso, el 13 por ciento está debilitado con carpeta destruida.

En el 12 por ciento la carpeta está destruida, en el siete por ciento la carpeta está severamente rugosa, el seis por ciento del asfalto está muy dañado, el tres por ciento está muy débil y rugoso con carpeta destruida y el dos por ciento es muy débil y rugoso con vida útil en la carpeta.

El SAP es un instrumento que mide la calidad del asfalto a través de un Radar de Penetración en Suelo, técnica que ha sido utilizada por las tres últimas administraciones municipales.