El presidente municipal de San Pedro Cholula, José Juan Espinosa Torres, ordenó el cierre temporal del rastro municipal hasta que no se garanticen las condiciones de salud y operativas a las familias que consumen carne procesada proveniente de dichas instalaciones.

Indicó que tras revisar un dictamen emitido por la Secretaría de Salud estatal con fecha del 2 de agosto del 2013, el cual contiene 249 observaciones -las cuales no fueron atendidas por la anterior administración-, giró instrucciones al titular del rastro y a la tesorera para que de manera inmediata se cierre temporalmente el inmueble, ya que su operación no garantiza la salud de las familias cholultecas.

“He girado instrucciones para que se cierre temporalmente el rastro y buscaré al titular de Secretaría de Salud y de Desarrollo Rural con el objetivo de que de manera conjunta podamos garantizar que en el transcurso de este tiempo se lleven a cabo las mejoras que necesitan las instalaciones y con ello abrir las puertas del rastro garantizando que los procesos estén certificados y no se violen las normas que establece la Secretaria de Salud”.

En una ciudad de bien –agregó-, no podemos por intereses meramente económicos poner en riesgo la salud de las familias.

José Juan Espinosa declaró que ya solicitó a la Tesorería que se entregue un informe de la forma en que opera el rastro en el último año, ya que se han detectado ingresos muy bajos, en comparación con lo que reporta el encargado del área en los primeros días de la administración.

También ya se pidió a la Contraloría que revise si los ingresos reportados en el área de tesorería concuerdan con el número de cabezas que venían ingresando en las instalaciones.