Domingo, 21 de Julio de 2019     |     Puebla.
Suscríbete




Notas recientes

Terrorismo laboral en el PRI por caída de prerrogativas

La Jornada de Oriente   /   
 Jueves, Febrero 7, 2019

.

   

Fermín Alejandro García/Cuitlatlán/La Jornada de Oriente

Ante la caída de 30 por ciento de las prerrogativas que enfrenta el PRI poblano, el presidente del partido Javier Cacique Zárate ha echado mano de dos estrategia para obtener fondos que le permita pagar la nómina mensual priista: por un lado, desató una campaña de terrorismo laboral, consistente en despedir a trabajadores que tienen una larga antigüedad en el tricolor y sacarlos violentamente de las instalaciones del Comité Directivo Estatal, utilizando las mismas formas que empleaba en sus años de porro universitario.

Y la segunda, mandó al nuevo secretario de Organización del PRI, Néstor Camarillo, a visitar a cada uno de los alcaldes priistas para exigirles que deben dar fuertes aportes al partido, si es que no quieren perder su militancia tricolor.

Es decir, para Javier Cacique los problemas internos del PRI no se resuelven por la vía política, sino de manera violenta.

Solo de esa manera se pueda explicar que la mañana de este miércoles, cuando se presentó a laborar Guadalupe Ruiz, mejor conocida como Lupita Ruiz, se encontró sus pertenencias en una caja de cartón y el personal del PRI le indicó que “por órdenes superiores” la tenían que escoltar a la salida del partido.

Lupita Ruiz llevaba 21 años trabajando como secretaria del PRI, en la oficina del delegado del CEN priista. Más allá de sus funciones laborales, esta mujer se destacó por su participación activa en una larga lista de campañas electorales del tricolor. Era una mujer priista de convicción y su partido, la echa como si fuera un artículo de utilería.

No hace mucho ocurrió lo mismo. Javier Cacique mandó a despedir a una secretaria de nombre Belén, quien laboraba en la oficina de la presidencia del PRI. Sus siete años de antigüedad no fueron suficientes para notificarle la rescisión de manera civilizada. Mandaron a la policía a sacarla del edificio del PRI. La mujer se defendió y le ganó un juicio laboral al partido, que ahora deberá liquidarla conforme a la ley.

Está tan mal el PRI poblano, o mejor dicho el PRI de Javier Cacique, que hoy en día los trabajadores de esta fuerza política son los menos animados a volver a votar por el tricolor.

Más información en:

http://www.lajornadadeoriente.com.mx/puebla/por-falta-de-fondos-javier-cacique-desata-campana-de-terrorismo-laboral-en-el-pri/

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo