Martes, 26 de Marzo de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Los derechos de las mujeres y la 4Ta transformación

Miércoles, Marzo 13, 2019 - 07:32
 
 
   

La llegada de un nuevo gobierno (de izquierda) significó un aire de esperanza a la ciudadanía

Hace una semana, el 8 de marzo se celebró el día internacional de la mujer, por lo cual es importante reflexionar sobre los derechos de las mexicanas.

La llegada de un nuevo gobierno (de izquierda) significó un aire de esperanza a la ciudadanía, un presidente con nuevas ideas, que promete acabar con las viejas prácticas de gobiernos anteriores y, sobre todo, se muestra comprometido ante las problemáticas sociales. AMLO se ha mostrado preocupado por el México de la desigualdad, el de la pobreza y marginación, el de los políticos corruptos. Pero precisamente en el ámbito de desigualdad forzosamente se tiene que abordar el tema de las mujeres, porque en nuestro país no existen las mismas condiciones económicas y sociales para hombres que para mujeres, más aún las mujeres indígenas.

Al presidente le tenemos paciencia y confianza, pero hay que subrayar que hay temas muy importantes y urgentes de los que se deben tomar medidas si de verdad se quiere hacer un cambio. No hay duda que es un buen precedente la inclusión de mujeres connotadas dentro de su gabinete, sobre todo es muy importante que la segunda mujer más poderosa de su administración sea secretaria y no secretario de gobernación: Olga Sánchez Cordero. Pero desgraciadamente aún prevalece una estructura que impide que los asuntos de mujeres sean prioritarios y muchos problemas que nos aquejan como la violencia, la creciente ola de feminicidios, la inequidad de oportunidades laborales y temas pendientes de derechos humanos.

Precisamente la secretaria de gobernación se ha asumido como feminista, incluso se ha pronunciado a favor del derecho a decidir y, junto a las mujeres campesinas, marchó el pasado 8 de marzo, lo cual es de reconocerse, no hay duda que es una mujer que se muestra empática ante los problemas de sus congéneres. Sin embargo el tema de las estancias infantiles afecta directamente a las mujeres trabajadoras, porque a pesar de la incorporación femenina al trabajo remunerado, no ha ocurrido con su contraparte masculina a las labores de los cuidados infantiles y del hogar; la estructura social de nuestro país sigue considerando a las mujeres como las responsables de la crianza. Por lo cual el recorte presupuestario a estos lugares complica el panorama para las familias mexicanas, especialmente a las mujeres. Seguramente había malos manejos de los  recursos para las estancias infantiles, pero las medidas tomadas no son las más adecuadas. El trabajo de las estancias es de reconocerse: porque son espacios de desarrollo integral para los infantes, lugares seguros para los padres y además fuentes de trabajo.

El dinero otorgado a los padres no será suficiente, ni mucho menos garantía de que los niños tendrán un espacio óptimo donde puedan desarrollar sus habilidades mentales y físicas. Y aunque estuvo mal la aseveración del secretario de Hacienda, quien dijo que las abuelas serán las responsables de los niños (pues refuerza los roles de género tradicionales) esta es y será la realidad para muchas familias que quedarán desprotegidas de este servicio asistencial.

Otro tema importante es el de los refugios para mujeres violentadas, que se dijo en un principio que serían las mismas mujeres quienes recibirían el apoyo económico, sin embargo hace unos días la secretaria de gobernación aseveró que los refugios seguirán recibiendo el apoyo, para lo cual se tiene presupuestado 300 mdp, aunque hay muy pocos refugios: 70 y tan sólo 20 cumplen con el requerimiento necesario. Anteriormente los recursos eran entregados a través del DIF, y ahora la Secretaría de Gobernación se hará cargo para entregárselos a los estados y municipios, lo cual es una medida positiva pues nuestro país tiene unos niveles muy altos de violencia de género.

En estos días de reflexión sobre los derechos de las mujeres, se retrocedió en el estado de Nuevo León; la reforma al artículo primero contempla que un feto sea considerado una persona. Y aunque no serán sancionadas las mujeres que aborten en caso de violación, pero sí las que aborten de manera “voluntaria” o quienes las obliguen a hacerlo. La aprobación de la ley contó con los votos de los diputados de PT y Morena. Para quienes están a favor del derecho a decidir, esto significa una violación a los derechos humanos y la criminalización de las mujeres: “la maternidad será deseada o no será”. La pregunta es: ¿si una mujer no tiene derecho sobre su cuerpo, sobre qué tiene derecho?

Existen muchos niños sin hogar, que viven en las calles y muchas necesidades para estos menores, quienes no están en la lista de prioridades para quienes están “a favor de la vida”. No basta traer niños al mundo sino tener las mejores condiciones para su vida. Cada vez vemos más niños transitar en las calles pidiendo ayuda o vendiendo chicles, niños que deberían estar en la escuela y bien alimentados.

La educación sexual debe de darse dentro de las aulas y las casas; pero la educación es un lujo para un gran sector de la sociedad, y la sexualidad aún es un tabú en muchos lugares de nuestro país, muchas veces ni siquiera los padres de familia tienen la información adecuada. Por eso debe haber talleres de concientización y mayor información sobre las enfermedades de transmisión sexual y para evitar embarazos.

Por otra parte el sistema patriarcal, que aún prevalece, exhorta a la mujer a prevenirse del embarazo y no a su contraparte; la sociedad responsabiliza completamente a una mujer de un embarazo no deseado. Y aunque existen campañas del sector salud para realizarse la vasectomía, pocos hombres son los que se comprometen a hacerlo. Para el género masculino no habrá la misma condena social y legal de un embarazo no planeado.

Es necesario recalcar que muchos de los embarazos no deseados ocurren en situaciones de violencia. La violencia hacia las niñas y mujeres ha prevalecido y aumentado en los últimos años en nuestro país y la responsabilidad del gobierno es crear políticas de prevención y defensa de las mujeres. Muchos de los crímenes no son investigados y no son juzgados como feminicidios. Claro, también el compromiso debe ser por parte de la sociedad, pues el problema de la violencia hacia la mujer empieza desde casa, se deben fomentar los valores y el respeto, además de distribuir las labores del hogar equitativamente, derribando los roles de género.

Es positivo que una mujer tan preparada y con tanta experiencia como Nadine Gesman quede a cargo del Instituto Nacional de las Mujeres (INM), sin duda no sólo tiene la preparación académica sino la empatía que se requiere para el cargo. A pesar de las declaraciones de Ricardo Monreal coordinador de los senadores de Morena, de que el aborto no será prioridad para su partido, esperemos que existan las condiciones necesarias y la presión social para que una ley sea aprobada en todo el país; sería un grave error que este asunto tan delicado se pusiera a consideración de una consulta, pues se trata de un tema de derechos humanos.

Falta mucho por hacer para que las mujeres tengan las mismas oportunidades y condiciones que los hombres. Necesitamos proyectos y talleres específicamente para empoderar a las mujeres, esa será la mejor herramienta para prevenir la violencia. Es importante decir que: nosotras no queremos ser iguales a los hombres, queremos tener un camino equitativo; sobre todo que se respeten nuestros derechos. Es esencial el papel del gobierno para crear las estructuras que nos permitan avanzar a la par, y caminar hacia una cultura de paz y respeto.


Semblanza

Laura Carreto Tirado

Licenciada en Relaciones Internacionales, Maestra en Ciencias Políticas ambos grados estudiados en la BUAP. Especializada en temas migratorios y en la Relación México-Estados Unidos. Se ha desarrollado en la investigación y ha escrito respecto estos temas en libros y revistas. 

Ver más +

Encuesta