Martes, 26 de Marzo de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Esta tierra es el único cielo

Lunes, Marzo 11, 2019 - 19:08
 
 
   

Preparar nuestro ánimo y arreglar nuestra vida sensatamente.

Dr. Ricardo Velázquez Cruz.

Se añade un toque triste, poético, a este intenso amor a la vida, por la comprensión de que esta vida que tenemos es esencialmente mortal. Aunque extrañe decirlo, esta triste conciencia de nuestra mortalidad hace tanto más agudo e intenso el goce de la vida por el estudio. Porque si esta existencia de nuestra mortalidad hace tanto más agudo e intenso tratar de gozarla mientras dura. Una vaga esperanza de inmortalidad disminuye el goce cabal de esta existencia terrena.

La creencia de nuestra mortalidad, la sensación de que vamos a quebrarnos y extinguirnos como la llama de un cirio, digo, es algo gloriosamente bello. Nos hace poéticos. Pero sobre todo, nos hace posible preparar nuestro ánimo y arreglar nuestra vida sensatamente, verazmente, y siempre con un sentido de nuestras limitaciones.

Da también paz, porque la verdadera paz del espíritu proviene dela aceptación de lo peor. Psicológicamente, creo, significa una liberación de energías. Cuando los poetas y la gente común de China gozan de la vida, hay siempre en ellos un sentimiento subconsciente de que la energía no va a durar siempre, y los chinos dicen a menudo al terminar una feliz reunión “Hasta la feria más gloriosa, con cobertizos de esferas tendidos sobre mil millas, debe llegar a su fin más temprano o más tarde”. El festín de la vida es como el festín de Nabucodonosor. Este sentimiento de la calidad de sueño de nuestra existencia inviste al pagano en una especie de espiritualidad. Ve la vida esencialmente como un artista de Sung ve un escenario de montañas al pintar un panorama: envuelto en una niebla de misterio, lleno a veces el aire de humedad.

Privada de la inmortalidad, la proposición de vivir se hace una simple proposición. Es esta: que los seres humanos tenemos un limitado plazo que vivir en esta tierra, rara vez más de  setenta años, y que por lo tanto hemos de concretar nuestras vidas de manera que vivamos lo más felizmente que podamos bajo un fuego dado de circunstancias. Hay algo mundano, algo terriblemente sujeto a la tierra en esto, y el hombre procede a trabajar con empecino sentido común, casi con el espíritu que George Santayana llama “fe animal”. Con esta fe animal, tomando la vida tal como es, hemos adivinado astutamente ya, sin la ayuda de Darwin, nuestra semejanza esencial con los animales. Nos hizo aferrarnos a la vida –la vida del instinto y la vida de los sentidos- en la creencia de que, como todos somos animales, sólo podemos ser verdaderamente felices cuando nuestros instintos normales están normalmente satisfechos.

Esto se aplica al goce de la vida en todos sus aspectos. ¿Somos materialistas, pues? Un chino no sabría cómo responder a esta pregunta. Porque con su espiritualidad basada en una especie de existencia material, sujeta a la tierra, no alcanza a la ver la distinción entre el espíritu y la carne. Indudablemente, ama las comodidades terrenas, pero las comodidades son cuestión de los sentidos. Sólo a través del intelecto alcanza el hombre la diferenciación entre el espíritu y la carne, en tanto que nuestros sentidos dan la puerta a ambos.


Semblanza

Ricardo Velázquez Cruz

RICARDO VELÁZQUEZ CRUZ es originario del Estado de Sonora, México. Se le concedió la ciudadanía poblana el 7 de agosto de 1992. Se caracteriza por ser un hombre con gran calidad humana. Cuenta con un vasto historial académico y laboral. Es abogado notario y actuario egresado de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla; posee el Diplomado en Análisis Político, por la Escuela Libre de Ciencias Políticas de Puebla; en UNAM, cursó la especialidad en Derecho Agrario; y en la Universidad Autónoma de Tlaxcala, sendas especialidades y maestría en Derecho Constitucional y en Juicio de Amparo. Posteriormente y con mención honorífica, obtuvo su doctorado por Investigación, con la tesis “Nacionalismo Revolucionario y Liberalismo Social”. Al llamado de la Universidad de Lecce, Italia y con asesoría del Dr. Raffaele de Giorgi, Director del Instituto Mundial de Estudios sobre el Riesgo, el Dr. Velázquez desarrolló un proyecto de investigación sobre “Vínculos con el futuro en el Modelo Sistémico de la Explicación Social”. Ha recibido múltiples reconocimientos como ponente y organizador de ciclos de conferencias, congresos, foros, mesas de trabajo, convenciones, seminarios, talleres, cursos y coloquios. En su trayectoria laboral se ha desempeñado como Consejero Jurídico del Gobierno del Estado de Puebla; Consultor Jurídico en diversos organismos en los Estados de Chiapas, México y Tlaxcala; Asesor Jurídico en la Secretaría de Gobernación del Estado de Puebla y de la Comisión de discapacitados del Congreso de la Unión. Jefe del Área Jurídica de la Delegación de SEDESOL, actuario, secretario y juez por Ministerio de Ley de lo Civil de Primera Instancia; catedrático en diversas universidades, Presidente del Centro de Estudios Mundiales sobre Legalidad; Presidente del Centro Mundial de Estudios sobre la Defensa de los Derechos Humanos, con oficinas en España, Estados Unidos y México; fue Alto representante de la IDLO (International Development Law Organization). Actualmente es Magistrado Coordinador General de la Junta de Administración del Honorable Tribunal Superior de Justicia del Estado de Puebla. Su gran pasión por desarrollar programas como la legalidad desde la escuela la legalidad desde la escuela y la legalidad va a la escuela y su anhelo por construir un mundo mejor con paz social en un entorno de justicia, legalidad y democracia; lo ha llevado a crear un concepto único en el mundo: el modelo LA ALDEA, parque lúdico didácticos que se rige bajo los principios de la Educación Democrática y cuyo principal objetivo es contribuir a la formación de una nueva conciencia ciudadana.  Su dinámica actividad, impulsada por grandes inquietudes y vigorosos anhelos, comprende interesantes artículos, ensayos, y ponencias sobre libre comercio, Cultura de la Legalidad y Responsabilidad Social, Ciudadanía, Derechos Humanos, Derecho Penal y responsabilidad de los servidores públicos. Es autor de los siguientes libros: Más allá de la Muralla, Reencuentros y Soledades. La búsqueda de un proyecto nacional,  México y el hombre como herencia política, PRI: hacia un nuevo rostro, Lógica parlamentaria, La construcción ciudadana. Tópicos y reconsideraciones, Vejez, tiempo de creación, horas de explicación, Formas de convivencia, comprensión y derecho, Nosotros, los otros responsables. Un enfoque ético político, El Juicio Oral. Manual teórico-práctico, Para comprender la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Asimismo, autor de las revistas La Nueva Justicia Penal, Nuestro Héroes Anónimos y Nuestros Héroes de la Independencia.

Ver más +

Encuesta