Sábado, 16 de Febrero de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Morena y la próxima gubernatura

Jueves, Febrero 7, 2019 - 06:31
 
 
   

La contienda interna fundamental en el futuro de Morena

El derrumbe morenovallista en Puebla ha sido tan estrepitoso que hoy  no pocos analistas del acontecer político en la entidad, afirman que la elección del próximo gobernador o gobernadora se realizará en la ya iniciada contienda interna en Morena. Sin echar las campanas al vuelo pues faltan cuatro meses para las elecciones extraordinarias- y todo puede suceder en ese lapso de tiempo-, resulta sorprendente advertir cómo ausente Rafael Moreno Valle, no existe una personalidad con el arrastre suficiente como para rearticular al PAN y los partidos satélites y  que colonizó el extinto exgobernador. Eukid Castañon, quien ha sido visto como una suerte de Fouché local, le alcanzaba la fuerza como para operar desde catacumbas y bambalinas en nombre de Moreno Valle. Pero hasta hoy no pudo mostrar que podía rearticular a los intereses que se adherían al talento político de éste. Tampoco Antonio Gali ha podido suplir el vacío mencionado pese a ser la figura mejor posicionada del extinto proyecto neoavilacamachista. Las propias características del liderazgo de Moreno Valle dejaron muchas heridas y divisiones que no se han podido superar. No puede extrañar mucho el que incluso haya habido declaraciones que ponen en duda la utilidad para el PAN de nominar un candidato a las elecciones extraordinarias. Por su parte el PRI sufre en la entidad los efectos de su desprestigio nacional y las secuelas de la subordinación de una de sus partes al morenovallismo. No podrá olvidarse fácilmente que su candidato a la gubernatura terminó operando como su satélite. Al extremo de que ahora que Enrique Doger ha levantado la mano para volver a ser candidato a la gubernatura, el chascarrillo priísta es que con él, el PAN tendría dos candidatos a gobernador. EL PRI se encuentra en su peor momento tanto a nivel nacional como en la entidad.

Así las cosas, la contienda interna que ya ha comenzado a observarse en Morena, tiene una importancia que no había tenido en las dos ocasiones interiores. Hasta donde se puede ver, los tres nombres mencionados en realidad son dos si vemos las cosas en términos de realismo político. Luis Miguel Barbosa y Alejandro Armenta han empezado tejer redes en relación a las corrientes nacionales que ya están operando en Morena. Mientras que el primero tiene en Yeidckol Polensky (y lo que ella represente) su referencia principal, el segundo tiene en Ricardo Monreal su soporte primordial. No puede dejar de advertirse que de manera prematura, la contienda interna en Morena está vinculada al futurismo que mira a la elección presidencial de 2024. Barbosa cuenta con el apoyo de la estructura que fue formando a lo largo de la precampaña, intercampaña y campaña de 2018 y esto necesariamente tiene repercusiones en el Consejo Estatal de Morena. Puede decirse lo mismo de Armenta, aunque su discurso revela que considera que dicho Consejo Estatal en su mayoría lo apoyará. Resulta curioso observar cómo su discurso reivindica al Consejo e incluso lo victimiza. Armenta apela a los estatutos, se dice ser representativo de las bases de Morena y sus voceros demandan a Yeidckol no tomar partido mientras ellos si lo hacen.

Independientemente del sentido de oportunidad de este discurso, dado el contexto interno nacional y local de Morena estoy convencido de que será saludable para el partido y sus aliados, que el proceso de designación del candidato/a a gobernador/a  deberá tener entre sus escenarios al Consejo Estatal, al Comité Ejecutivo Nacional, a la Comisión Nacional de Elecciones y al método de la encuesta. Estos procedimientos fueron ideados para evitar desgarramientos y hoy serán más necesarios que nunca.


Semblanza

Carlos Figueroa Ibarra

Ver más +

Encuesta