Viernes, 19 de Abril de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Amigo Pedro

Jueves, Enero 17, 2019 - 12:28
 
 
   

Y no dirás que soy mal amigo, nunca te he juzgado, ni te estoy jorobando con lo que hiciste mal

Hola mi Pedrito ¿Cómo estás? Yo por aquí como siempre, dándole la mano a quien considero alguien más que un hermano. Supe que andan diciendo cosas nada buenas de este humilde servidor. No creas que me molesta ni van a romper nuestra vieja amistad. Para nada. Ya han sido muchos años de conocernos, en los que he sido tu confidente, socio y compañero.

Hemos paso juntos tantas anécdotas, como el día en que te fuiste a pie desde la estación del tren hasta tu casa, llegaste con los zapatos enlodados, la ropa empapada y cansado de la caminata ¿Y quién te hizo el camino soportable? ¡Pues yo, huerco! O también ¿Te acuerdas de la borrachera en casa de Martha? Jajaja, como la viste besándose con su chambelán te volaste una botella y te la empinaste todita mientras querías convidarme, pero no me la soltabas.

Recuerdo la primera vez que te hablé ¡Qué sustote! pensaste que yo era un espanto salido del panteón o algo así, pero, yo soy tu compa y lo entendiste, ¡Ah! pero el día que me negaste no se me olvida, no señor, eso no se le hace a los cuates.

Y no dirás que soy mal amigo, nunca te he juzgado, ni te estoy jorobando con lo que hiciste mal o lo que deberías haber hecho ¡No señor! simplemente estoy aquí para que me escuches, a por que para eso eres muy bueno, por eso te platico.

Pues bien, el día de hoy te trigo un asunto muy serio. Nada que no se pueda arreglar hablando. Hemos sido muy íntimos por años, mi Perico, nunca nos hemos disgustado ni mentao la madre. Sé que luego de tanto que palabreo a veces fastidio, pero no es con mala fe, no lo creas, es simplemente que no tengo a alguien más a quién decirle mis cosas. Esa es una gran verdad. Tampoco es mi intención hacerte pasar disgustos, lo que la criadita del tendero, pos sólo fue un accidente, yo no tenía ni idea de que en la trastienda andarías haciendo de las tuyas con la muchacha, ¿Vale? de haber yo sabido, ni te molesto.

Pos bueno, lo que quiero decir es que, ya sabes, eso que compraste hoy va a hacer que pierdas a todo un valedor, a un “cuáchara” como yo . No se vale.

Podemos llegar a algún arreglo, si quieres, digo, que no se diga que Pedro González no sabe hacer tratos y sacar provecho de las situaciones conflictivas o parar rumores.

Pero bueno, tú sabrás, digo, en ti está, aunque te veo decidido y pos ni hablar, sólo que no se trata de ya no hablar, sino de dejar al colega a un lado de la vereda, a ese que con buena voluntad tanto te acompañó, más fiel que un perro, que se sinceró contigo, como ahorita, con el alma en la mano.

Te voy a extrañar, Perico, pero eso sí, sábete que cuando tú me extrañes, ya no se podrá hacer nada porque una vez que se da el adiós, ya no hay regreso.

Anda tómate tu medicina para la esquizofrenia.


Semblanza

Ignacio Esquivel Valdéz

Nací en el verano de 1966, en la ciudad de México, aunque crecí en Tultitlán, Estado de México. Estudié la carrera de ingeniero en computación en la UNAM. Soy aficionado a la naturaleza, el campo, la observación del cielo nocturno y la música. Toda mi vida he hecho intentos literarios, pero desde el 2004 tengo como pasatiempo regular escribir relatos cortos de ciencia ficción, insólitos, infantiles y tradicionalistas. He participado durante cuatro años consecutivos en los Juegos Bancarios dentro de la categoría de Cuento, con una medalla de oro y una de bronce, pero más que nada,  gustoso de ser modesto partícipe en el oficio de plasmar las ideas, emociones  y sueños con la pluma.

Ver más +

La Corte de los Milagros

Viacrucis político

Encuesta